<
>

Las definiciones de grandes personalidades sobre el maestro Tabárez

Tabárez y Forlán, emblemas de la Selección Uruguaya. AP

Modestia, discreción, respeto, humildad, equilibrio, son algunas de las innumerables palabras con las que, a lo largo de estos 15 años, han definido a Oscar Washington Tabárez.

Con el paso del tiempo los conceptos fueron mutando. En los primeros años referían a términos futbolísticos. Hoy se ganó un respeto desde otro lugar. Una frase de Jorge Valdano es el ejemplo más elocuente. Refiere a aspectos de educación: “Tabárez está tan preocupado por educar al hombre como por educar al jugador. Nunca sobreactúa, nunca busca crear una escena”.

El Loco Marcelo Bielsa lo definió diciendo: “Tiene el don de la discreción, sin necesidad de imponerse por los modos sino por sus argumentos”. Y el expresidente José Mujica lo alabó expresando: “Saber ganar sabe cualquiera, el problema es mantener compostura y dignidad cuando se pierde, y eso tiene un valor tremendo”.

Así lo ven al maestro: la opinión de un primer mandatario, los jugadores que pasaron por su proceso y la mirada desde el exterior.

Marcelo Bielsa
“El Maestro Tabárez es un fiel representante del ser uruguayo o, al menos, de aquellos valores que atribuimos los argentinos a nuestros vecinos: equilibrio, sentido común, sinceridad, modestia. Tiene el don de la discreción, sin necesidad de imponerse por los modos sino por sus argumentos. Convence por estar íntimamente convencido de lo que propone y sostiene. Ha logrado ser una figura referencial que privilegia la sinceridad descartando la demagogia, logrando cercanía sin acortar distancia”.
(Prólogo del libro Maestro, el legado de Tabárez)

José Mujica, expresidente de Uruguay
"La lección que nos ha dado Tabárez al trabajo consecuente, al trabajo colectivo, a la sencillez y a la humildad. Nunca lo vi agrandado, siempre acudiendo a la formación colectiva y al esfuerzo que hay que seguir haciendo. A no subestimar a los adversarios ni tampoco ser hipercrítico. En el Uruguay somos hipercríticos de todo, y yo nunca lo vi a Tabárez en una actitud destructiva para con nadie. Nunca lo vi. A veces señalando algún error que cometimos, esto, lo otro, pero nunca destruyendo a nadie, nunca. Para mí eso es un ejemplo. La actitud de Tabárez quisiera que fuera un verdadero acervo colectivo. Y los primeros que tendríamos que aprender somos los políticos, por supuesto. Debiéramos aprender ingentes lecciones de la actitud de Tabárez y le haríamos mucho bien a este país, mucho bien. No se queja jamás, ni va a haber explicaciones de derrotas por ese lado. Y hay una cosa interesante porque lo pinta entero. Había una tradición en la Asociación Uruguaya, la garra charrúa y bastante juego sucio, y eso no corre con Tabárez. ¿Sacamos la lanza? ¡No! ¿Sacamos la lengua de cansancio? ¡Sí! Y saber perder, que es de las cosas más difíciles que hay en la vida. Porque saber ganar sabe cualquiera, el problema es mantener compostura y dignidad cuando se pierde, y eso tiene un valor tremendo. Y él también se ha encargado de sembrar esa idea: es un deporte, no es una guerra, dándole el valor real que las cosas tienen. Por todo eso te resumo: para mí es un Maestro con mayúscula".
(Libro El camino es la recompensa)

Diego Forlán
“Cada futbolista intenta cumplir sueños, alcanzar el éxito deportivo y, lo más importante, dejar una huella. A lo largo de mi carrera y gracias al esfuerzo, constancia y dedicación pude obtener muchos logros y distinciones tanto personales como grupales. Pero más allá de las premiaciones, el legado y lo que uno deja en la gente es lo más importante. Por esa razón, haber sido uno de los principales abanderados del proceso de selecciones que encabeza el Maestro Tabárez desde el año 2006, es inconmensurable. Todo lo vivido desde las Eliminatorias, la Copa América de 2007, el Mundial de Sudáfrica 2010, donde experimenté lo que sin dudas fue mi mejor momento futbolístico, ser campeones de América en Argentina en 2011, la Copa Confederaciones de 2013, el Mundial de Brasil de 2014… acumula muchas vivencias y demasiados recuerdos. Frente a todo eso queda un sentimiento de satisfacción por lo que conseguimos deportivamente, pero especialmente por lo que generó en el pueblo uruguayo. Revivir el amor por la selección y el fanatismo que despertó en todas las generaciones, definitivamente es impagable. El gran responsable de ese camino que recorrimos fue Tabárez. Porque cambió todo, nos dio nuevas herramientas, descomprimió una presión que perseguía a Uruguay desde hacía años, creó un grupo, inculcó valores y, por si fuera poco, logró que jugáramos de igual a igual contra cualquier rival. Los nueve años en los que tuve al Maestro como líder, marcaron sin duda un gran aprendizaje”.
(Prólogo del libro Maestro, el legado de Tabárez)

Diego Lugano
"Es un tipo honesto que no dobla sus convicciones ante nada y nadie. Tabárez apunta a un objetivo y no lo mueven las chiquitas que se manejan en este país. Si vos tenés honestidad, convicción, organización, inteligencia, proyección al futuro y pretendés que los valores sean lo más importante, lo podés trasladar a otros ámbitos. Él tiene la idea de trasladar ese mensaje al pueblo y lo ha conseguido. En el Complejo Celeste yo lo he visto pelear y reclamar para que construyan un semitecho a la parilla y que no se mojen los jugadores, para que pongan colchones decentes para dormir, para que la cancha esté en condiciones, para que no haya barro en la entrada de los autos, para que los ladrillos no estén despintados, para que internet funcione. Eso y mil cosas más. Es muy serio, frontal y derecho, de pocas palabras, pero justas. Difícil que diga algo de más o que erre un concepto. Pero es abierto a escuchar”.
(Suplemento Qué pasa de El País)

Jorge Valdano
“La primera persona que levanta la bandera de la normalidad es el maestro Tabárez, un simpático líder. Cuando se encuentra ante un grupo de jugadores, en lugar de una exhibición de poder, el único medio de liderazgo aceptable para él es uno basado en el conocimiento y un estricto sentido de la justicia. Y la justicia solo se puede impartir a través de la meritocracia. Tabárez es la encarnación del típico uruguayo y conoce las cualidades humanas y profesionales de sus jugadores como nadie más después de 12 años en su cargo. Tabárez está tan preocupado por educar al hombre como por educar al jugador. Nunca sobreactúa, nunca busca crear una escena: el mejor ejemplo de eso son sus palabras después de la derrota en Francia: ‘este sueño ha terminado, otros vendrán’. El fútbol en el lugar que le corresponde en la sociedad. Este Uruguay es la hija orgullosa de su historia futbolística y de su manera de entender el juego. Se despidieron dejando todo: eso puede no ser suficiente para ganar, pero es suficiente para saber que no hay remordimientos ni reproches”.
(The Guardian año 2018)

Diego Godín
“Si lo tuviera que definir el apodo que tiene le queda tal cual. Para nosotros ha sido un Maestro. Lo que genera, ese respeto, esa tranquilidad, para nosotros y para afuera es lo que hemos aprendido y lo que trasmite al grupo. Esa mezcla de sabiduría, tranquilidad, saber qué decir en el momento justo. En los momentos más jodidos tener esa palabra justa para trasmitir confianza y todo el camino ha sido así. No todo ha sido color de rosa, hemos tenido altibajos, pero él siempre tuvo las palabras justas. El Maestro ha sido más que un entrenador para nosotros, ha sido un modelador de valores. Y es lo que realmente nos ha identificado, hace que lo respetemos, que a veces lo sigamos tratando de usted después de tantos años juntos”.
(Libro Maestro, el legado de Tabárez)

José María Giménez
“Es un profesor de la vida, te explica el fútbol de la forma perfecta, los detalles exactos, te explica los partidos y cómo hacer daño, te deja las ideas claras y los conceptos. De los mejores entrenadores que tuve. En el trato es muy abierto, por ejemplo a mi me dice Josema. Siempre me habla, siempre con una sonrisa, cuando hay que estar serio normal, pero es una persona muy abierta hacia todos”.
(DirecTV)

Sebastián Abreu
“Sentido de pertenencia, organización, desarrollo, metodología, compromiso, responsabilidad, adhesión, ganar con una idea que te gustará o no pero está clara, concientizar qué estás defendiendo, qué es la camiseta que te estás poniendo y después, lo que para mí se transformó en lo más importante, es el proceso en líneas generales. Conseguir algo que -desde que tengo uso de razón- en el fútbol nunca se había generado a nivel de selección, que siempre era criticado y que no era tomado en cuenta como algo fructífero para el fútbol uruguayo y el Maestro, contra viento y marea, lo pudo consolidar. Estando él como entrenador pasaron cinco presidentes de la AUF. Normalmente esos procesos suceden al revés, por cada presidente pasan cuatro o cinco entrenadores. Él consiguió algo increíble en ese aspecto. Después los resultados deportivos, que son los que te marcan la historia. Se ganó después de muchos años un campeonato juvenil, se fue siempre a todos los mundiales sub 20, se tuvo continuidad en la sub 17 y a nivel de selección mayor fuimos a tres mundiales seguidos, estuvimos entre los mejores del mundo con Alemania, Holanda y España, y se ganó una Copa América”.
(Libro Maestro, el legado de Tabárez)

Sebastián Eguren
“Es una persona que admiro por todo lo que trasmite. Su presencia da mucho. Te brinda una sensación de que estás parado junto a una persona que sin decirte nada te está trasmitiendo una cantidad de cosas tan grandes, que te hace sentir muy bien. Él y todo el cuerpo técnico. Es un entrenador con el que, después de cada viaje a Montevideo o compartir cualquier convocatoria, te ibas con un concepto nuevo. Con algo. Futbolístico, conceptos de la vida, del deporte en sí. Esto de la vida es trasmitir las enseñanzas y tirar puentes. Y el Maestro lo hace”.
(Libro Maestro, el legado de Tabárez)

Nicolás Lodeiro
“Lo que ha hecho el Maestro y el cuerpo técnico es que ha arreglado el tema selecciones. No sólo para el ámbito del deporte sino también para la sociedad de Uruguay. La gente se siente identificada, es parte del pensamiento que ellos llevaron adelante. Plantaron un proyecto cuando llegaron y está dando sus frutos. Yo soy parte de ese proceso. En el momento en que ellos llegaron yo estaba en las juveniles así como otros jugadores que vienen de más abajo que Sub 15. Hicieron todo el proceso y eso hacía mucho no se veía. Siempre se preocuparon por los juveniles, son más importantes los juveniles que la mayor, van a ser los protagonistas, trabajar bien desde abajo, lo impusieron ellos, hoy se puede ver a selecciones juveniles, siempre clasificando a los mundiales, siempre protagonista como la selección mayor”.
(Copa América 2015)

Tite
“Usted es una inspiración y no le estoy hablando por compromiso. Es muy difícil encontrar un profesional con toda esa longevidad, con todo ese respeto que él emana. Y lo emana, principalmente, por una razón: los grandes profesionales no vencen a cualquier costo, ellos vencen por encima de la escala de valores morales y educativos”
(Técnico de Brasil - noviembre de 2020)