<
>

Diego Forlán: "La gente es hipócrita, a Agustín Canobbio lo insultaban de arriba abajo"

play
"O no eligieron bien o no se hacen cargo de su error" (2:13)

Diego Muñoz reflexionó sobre la destitución de Forlán como técnico de Peñarol. (2:13)

Diego Forlán comentó este miércoles cómo fue el armado del plantel de Peñarol para la temporada 2020. El ex entrenador carbonero habló en el programa 100 % Deporte y argumentó las decisiones que tomó cuando asumió como entrenador del equipo carbonero.

Con el diario del lunes haríamos tantas cosas diferentes, yo tomé las decisiones que tomé”, comenzó diciendo el ex futbolista que sostuvo: “No le erré en ningún nombre, cuando yo agarro en diciembre me dicen que estaba la posibilidad de que se vayan diez jugadores, entonces tuve que salir a buscar, había muchos que finalizaban contrato y juveniles que yo no los conocía, luego después de la pandemia no trajimos jugadores porque estábamos convencidos del plantel que teníamos”.

Para esta temporada 2020, Peñarol incorporó en enero a diez futbolistas: Robert Herrera, Juan Acosta, Gary Kagelmacher, Joaquín Piquerez, Krisztián Vadócz, Jonathan Urretaviscaya, David Terans, Matías Britos, Christian Bravo y Denis Olivera.

Forlán destacó: “Cuando llegamos Giovanni González y estaba casi vendido, por eso trajimos un lateral y después la culpa es mía pero me dijeron que a Giovanni se vendía, se nos critica con el diario del lunes todas las incorporaciones, es la regla del juego pero hay un por qué. Acosta y Kagelmacher vinieron porque me dijeron que Giovanni y Fabricio Formiliano se iban”.

“A Robert Herrera lo traje por lo de Formiliano, cuando vino Robert no estaba Gary, Gary vino después; vos te sentás y planificás el año entero y viendo la cantidad de partidos”, subrayó Forlán quien siguió explicando cada incorporación: “Yo sabía que se podía traer a Urreta, venía una lesión y era un buen momento, ligamos mal y se lesionó. A Terans no lo pedimos, el club me dijo, vino, jugó y está rindiendo. Vadocz conmigo jugaba y rindió”.

El ex director técnico carbonero también sostuvo: “A Bravo lo usé el primer partido con Cerro y lo puse fuera de puesto, eso no es culpa de él también es nuestra y la necesidad del momento, lamentablemente no tengo tiempo para esperar a un jugador, Bravo es un buen jugador, pero jugando un partido y otros dos no es difícil que rinda. Denis Olivera tiene un potencial enorme, venía sin jugar. Todas estas incorporaciones fueron a costo cero, no se compraron fichas, yo me acomodé a la economía del club”.

Cuando fue consultado por Matías Britos, Forlán se centró en comentar la decisión de sugerir la renovación de Xisco y de no contar con el argentino Lucas Viatri: “Yo aposté por Xisco; ¿cuántos goles hizo Viatri en Peñarol? Yo necesitaba goles, Viatri es un muy buen jugador pero no me juega dentro del área… Yo sigo apostando por Xisco, no me arrepiento por más que ahora me salió mal. Si hubiera sabido que Xisco no hacía goles no era ni Viatri ni Xisco, traía otro nueve, Viatri me jugaba fuera del área”.

Sobre el flojo rendimiento del delantero español, el ex entrenador carbonero comentó: “¿Qué le pasó? Es el fútbol, cosas que en el fútbol pasan, a nivel personal son personas y en este contexto estaba lejos de la familia, se separó, el padre está enfermo, influyen muchísimas cosas”.

En su momento incluso se informó la mala relación de Xisco con el hermano y ayudante técnico de Forlán, Pablo. “No pasó nada, lo único que pasó con Xisco fue el cambio ante Danubio donde salió molesto, se calentó en el banco y Pablo le dijo no es el lugar y listo, no pasó nada, te lo juro, el que diga otra cosa miente. La relación de Pablo era perfecta con el plantel. Pasa que a la prensa le gusta ver sangre; los Forlán somos buena gente y profesionales, derechos y vamos por un mismo camino, algún vivo encontró un lado para pegarme a mí porque nadie iba a hablar mal de mí, ninguno puede decir que no soy profesional o que le hablo mal a los jugadores, y alguien aprovechó eso de Xisco y atacaron a Pablo, un tipo muy respetuoso, profesional y trabajador”.

Además de Viatri, quienes tampoco continuaron en Peñarol fueron Ignacio Lores y Agustín Canobbio. Al respecto, el ex futbolista de la Selección Uruguaya comentó: “¿Cuantos partidos jugó Lores en Peñarol? La gente es hipócrita, a Canobbio lo puteaban (sic) de arriba abajo. Con el diario del lunes… Después Lores se fue a Wanderers y la rompió pero había jugado poco en Peñarol y estaba lesionado, son decisiones que hay que tomar”.

En relación a los juveniles, Forlán destacó que bajo su mando debutaron cinco futbolistas de las formativas carboneras y habló sobre Agustín Álvarez Martínez, quien con él no llegó a jugar: “El ‘Canario’ cuando llega después de la pandemia vino con varios kilos de más y un jugador joven no puede pasarle eso, como le pasó también a Martín Correa, el Canario entendió eso. ¿Lo del Cebolla Rodríguez? A un jugador profesional lo tenés que llevar de una manera y al que es de formativa de otra”.

“¿Yo tengo todas las culpas? Yo también heredé un plantel, todo entrenador hereda un plantel, las incorporaciones se cuestionan ahora solo cuando Peñarol se pierde, pero yo ya me fui. Las culpas son del entrenador que esté; si Mario hubiera ganado se hubiera dicho 'qué fenómeno'”, enfatizó Forlán, quien también destacó que para que jueguen los juveniles hay que entender el contexto y comentó que hubo un jugador (sin dar el nombre) con un enorme potencial pero que decidió no colocarlo en cancha por el momento, Saralegui sí lo hizo, pero hoy ya no juega ‘y es difícil que vuelva a jugar’.