<
>

El día que Pelé hizo el mejor "no gol" en la historia de los Mundiales ante Uruguay

El 17 de junio de 1970, Pelé realizó ante Uruguay una de las jugadas más maravillosas y memorables en la historia de los Mundiales, acción que sin embargo no se transformó en gol en aquel partido semifinal por la Copa del Mundo de México ‘70.

La Celeste se había puesto en ventaja con gol de Luis Alberto Cubilla al minuto 19, pero los tantos de Clodoaldo (44'), Jairzinho (76') y Rivelino (89’) dieron vuelta el marcador para el Scratch, más allá de que ‘O Rei’ fue el protagonista de un dribbling soberbio ante el golero Ladislao Mazurkiewicz.

¿Puede un futbolista que convirtió más de 1000 goles ser recordado positivamente por un tanto que erró? ¿Es posible que un delantero deje en ridículo al mejor arquero del momento en toda la tierra sin siquiera tocar el balón? ¿Es probable que lo más insólito de una jugada no sea su maravillosa particularidad sino su más normal final?

Cuando se trataba de Edson Arantes do Nascimento lo imposible era lo más probable. Brasil vencía a Uruguay por 3-1 en las semifinales jugadas en el Estadio Jalisco de Guadalajara, en los instantes finales Tostão manejaba el balón y observó cómo Pelé atacaba el espacio y de zurda le filtró el balón.

El arquero Mazurkiewicz se anticipó a la situación y por ello logró enfrentar a Pelé en la medialuna. Sin embargo, con su bella plasticidad ‘O Rei’ amagó con todo su cuerpo y dejó correr el balón. Con su velocidad el brasileño volvió a reencontrarse con la pelota que también había superado al golero dejándolo en ridículo.

Pelé llegó al balón mucho antes que el lateral izquierdo uruguayo Juan Martín Mugica y remató cruzado. El zaguero Atilio Ancheta llegó desesperado a cubrir su arco, pero el brasileño remató al segundo palo y entonces del defensa se pasó en la carrera. Sin embargo, y de forma increíble el remate se fue desviado, Pelé le había errado al arco, erró su mejor tanto y logró hacer el mejor ‘no gol’ de la historia de los Mundiales.

Era tan fantástica la calidad de Pelé que si bien su amague maravilló a todos, lo verdaderamente insólito es que haya errado el gol; el extraordinario amague fue mucho más verídico que su fallido remate.

El astro brasileño, que tampoco le había podido anotar a Perú en cuartos de final, apenas necesitó de 18 minutos para convertir en la final ante Italia y culminar así con cuatro goles en la tercera Copa del Mundo que ganaba con su Selección.

El portal de la FIFA recordó esa jugada y citó al ya fallecido arquero uruguayo, que hace años entre risas llegó a decir: “Yo salí y Pelé hizo una jugada excepcional, pero no fue gol. Y eso es lo que yo siempre quise en mi vida, que no me hicieran gol”.

La FIFA también menciona que es curioso que una de las jugadas que más se recuerdan de Mazurkiewicz no sea una de sus grandes atajadas. Ni tampoco uno de sus goles recibidos. Es que el fútbol, como su Rey, no sabe de posibilidades y menos si se juega en el surrealista suelo mexicano, misma tierra donde curiosamente años después (pero en el Estadio Azteca) Maradona convirtió el mejor gol de la historia de las Copas del Mundo.