<
>

Entre la amargura y la bronca: las razones por las que Uruguay quedó eliminado de la Copa del Mundo

El lamento de Darwin Núñez tras la eliminación uruguaya. Getty Images

Después de la eliminación de Uruguay de la Copa del Mundo de Qatar 2022, es hora de explicar lo inexplicable, con la amargura que sentimos cada uno de los uruguayos. O, mejor dicho, lo explicable.

En primer lugar, cuando salís a jugar la última fecha con la soga al cuello, pueden pasar este tipo de cosas. Creo que el esquema mezquino y avaro que planteó Uruguay en este Mundial, hasta hoy, fue lo que dejó afuera del torneo al equipo. Sí podemos decir que existieron dos penales clarísimos, que el juez alemán desestimó. Eso está claro y uno espera que, si hay justicia, este árbitro vuelva a su casa.

Al fin de cuentas Uruguay, a pesar del plan de juego, absolutamente defensivo de los dos primeros partidos y del segundo tiempo ante Ghana, queda afuera por otro penal. El cobrado a Josema Giménez contra Portugal, que la propia FIFA entendió que fue mal cobrado, pero valió igual, significó un gol más a favor de Portugal y sumó un gol en contra para nosotros, que costó esta eliminación.

Como alguien que ha estado en contra del VAR, entiendo que el error humano forma parte del juego, pero si está el VAR, no puede existir más el error humano con tanta tecnología. Son cuatro árbitros dentro del campo, con el cuarto incluido, más los cuatro que están en la cabina del VAR. Son 16 ojos. No hay forma de que se equivoquen tan groseramente y que definan una clasificación.

Es inadmisible que en un campeonato del mundo te tiren para afuera con esta impunidad. Pero no quiero perder la óptica con la que debemos mirar como periodistas. Uruguay llegó a este último partido sabiendo que debía ganar y todos pensábamos que Corea no podía ganarle a Portugal. No vi ese partido, pero lo ganó. Me cuesta creer que los lusitanos hayan puesto lo mejor de sí, pero la culpa fue nuestra. Uruguay quedó afuera porque tuvo un plan de juego para mí equivocado.

Creo que Alonso le erró y no quiero pensar lo que se estaría diciendo en Uruguay si el entrenador hubiese sido el "Maestro" Tabárez. No puede llover sobre mojado, pero es bueno resaltarlo.

De todas formas, no estaríamos hablando de esto si hubiéramos hecho un gol más, si el iraní no cobraba el penal de Giménez que terminó con un gol más en contra ante Portugal y ni qué hablar si el alemán que se fue corriendo y sin esperar a sus colaboradores, como sucedió ante Ghana, hubiese actuado honestamente y sancionado los dos penales.

Pero esto ya es historia. Me da pena porque estoy convencido de que teníamos equipo para más. Escuchar a Suárez partía el alma y seguramente su pensamiento es el mismo de cada uno de sus compañeros, especialmente de Cavani, Godín, Cáceres y Muslera, que debemos pensar que jugaron su último partido en un campeonato mundial. Sí muchachos, tienen razón, tenemos cero peso en la FIFA, y como dijo Godín, nos quitaron una legítima clasificación, sin olvidarnos de lo mal que jugamos los dos primeros partidos, que nos condicionó a depender de otros.