<
>

Los uruguayos de River en la era Gallardo

El defensa Mathías Laborda y el volante Gabriel Neves, ambos futbolistas del Club Nacional de Football, son dos de los jugadores apuntados por Marcelo Gallardo para reforzar el plantel de River. El director técnico ha incorporado ya varios uruguayos desde que asumió en el Millonario en el 2014.

Rodrigo Mora y Carlos ‘Pato’ Sánchez fueron los primeros uruguayos en aprovechar la oportunidad que les brindó el Muñeco. Los dos ya formaban parte del club de Núñez al momento de su llegada pero se encontraban a préstamo (el volante en Puebla de México, el delantero en Universidad Católica de Chile) dado que no eran tenidos en cuenta por Ramón Díaz.

Los jugadores regresaron a River y con Gallardo comenzaron a tener mayor participación con la Banda en el segundo semestre del 2014, donde se consagraron campeones de la Copa Sudamericana.

Para el 2015, Sánchez marcó los dos goles para ganar la Recopa Sudamericana ante San Lorenzo (anotó el 1 a 0 de la ida y también el único gol de la revancha) y en la Libertadores ambos tuvieron momentos significativos: Mora marcó el 2 a 2 en el minuto 90 ante Tigres en la penúltima fecha de la fase de grupos, empate que mantuvo a River con chances de clasificar, y el ‘Pato’ anotó el penal ante Boca para ganar el primer partido de Octavos por 1 a 0 y luego también marcó el primer gol ante Cruzeiro en Brasil por los Cuartos de final, donde River clasificó al vencer por 3 a 0 tras haber perdido en la ida en el Monumental.

Además, ya en enero de ese año se había incorporado Camilo Mayada (debutó en la Recopa) y para las semifinales de la Libertadores, luego del corte por la Copa América de Chile, Gallardo sumó a Tabaré Viudez, a quien había dirigido en Nacional y con el que ganó el Campeonato Uruguayo 2010-2011.

Si bien el paso de Viudez no fue el esperado, muchos hinchas millonarios aún recuerdan su gran debut ante Guaraní en Paraguay: el talentoso uruguayo habilitó a Lucas Alario para marcar el 1 a 1 y sellar la clasificación a la final continental.

Sánchez, Mora y Viudez fueron titulares en el empate a 0 ante Tigres en México por la ida de la final de la Copa. Para la revancha, jugaron desde el inicio el ‘Pato’ y Mayada; Gallardo confió en este último para ocupar el puesto de lateral derecho ante la ausencia de Gabriel Mercado. El polifuncional formado en Danubio cumplió una buena actuación (en particular conteniendo a Jürgen Damm) y Sánchez marcó de penal el segundo gol del Millonario, que terminaría ganando por 3 a 0 para consagrarse campeón de América.

El volante ex Liverpool se marchó en diciembre y en julio del año siguiente se despedía Viudez para volver a Nacional. En febrero de ese 2016 quien llegó a River fue Iván Alonso; la hinchada riverplatense cuestionó su llegada por su edad (37 años) pero respaldado por Gallardo pudo demostrar su vigencia y en diciembre marcó el 4 a 3 con que River venció a Rosario Central en una emotiva final de la Copa Argentina.

En julio del 2017 Alonso rescindió en buenos términos con River (donde se retiró como profesional dado que luego no llegó a un acuerdo con Nacional para concretar su regreso); la salida del delantero liberó un cupo de extranjero y le abrió las puertas a su compatriota Nicolás De La Cruz, hermano de Sánchez. Apenas dos meses después también se incorporó el lateral izquierdo Marcelo Saracchi, quien en junio del año siguiente fue comprado por el Leipzig y se marchó a Alemania cuando comenzaba a tener cada vez más minutos.

Por ello, fueron cuatro los uruguayos que ganaron con River la Libertadores 2018 el 9 de diciembre en Madrid jugando la final ante Boca: De la Cruz, Mayada, Mora y el preparador físico Marcelo Tulbovitz que se sumó al cuerpo técnico de Gallardo en enero de esa temporada.

Mayada fue el único que jugó el partido definitivo ante el Xeneize, ingresando al minuto 74 por Gonzalo Montiel cuando el partido estaba 1 a 1. Ya en el segundo tiempo del alargue el lateral nacido en Sauce asistió al colombiano Juanfer Quintero para el 2 a 1, luego observó la inolvidable corrida del Pity Martínez y terminó besando la Copa con la bandera uruguaya junto a sus tres compatriotas.

Mora estuvo en el banco de suplentes en el partido jugado en el Santiago Bernabéu, arrastrando desde hacía algún tiempo una grave lesión de cadera que determinó que en enero del 2019 pusiera fin a su carrera como profesional. Aún hoy el delantero es uno de los máximos artilleros del ciclo Gallardo en River, habiendo llegado a convertir 34 goles bajo la dirección técnica del Muñeco.

El lateral Mayada partió al fútbol mexicano en julio del 2019 por lo que en los últimos años el único charrúa del plantel ha sido De la Cruz (no se considera al extremo Pablo García, juvenil uruguayo que se incorporó a la Reserva del Millonario en el 2018 y si bien trabajó en una pretemporada a las órdenes de Gallardo nunca llegó a tener minutos en Primera).

De la Cruz, nacido en junio de 1997, tuvo la confianza de Gallardo pese a no tener el mejor inicio y luego de adaptarse al fútbol y al contexto argentino pudo demostrar sus cualidades para transformarse en una de las actuales piezas claves del equipo.

El River de Gallardo, quien se retiró como futbolista y comenzó su carrera como entrenador en Nacional, enfrentó al Bolso en enero del 2020 por la Copa Desafío jugada en Maldonado, que terminó 4 a 4 y que tuvo una gran actuación de varios juveniles tricolores. Desde mediados del año pasado ha habido consultas informales desde River por el volante Gabriel Neves y a inicios de este 2021 el representante José Ducret, asesor del zaguero Mathías Laborda, aseguró que el club Millonario ha manifestado su interés sobre el defensor fraybentino.

Si bien es claro que el vínculo entre River y Uruguay no se restringe a la historia de Gallardo, basta revisar el pasado del club argentino o verificar el presente del equipo femenino (con la oriental Carolina Birizamberri como principal figura), es cierto también que el técnico parece tener un especial respeto al futbolista charrúa.

Un uruguayo ídolo de River, Enzo Francescoli, confió en Gallardo en el 2014 y le dio la oportunidad de dirigir al Millonario; desde entonces, el Muñeco ha incorporado en su ciclo a varios jugadores charrúas y está cerca de sumar alguno más. También es evidente que tanto Francescoli como Gallardo, y la gran mayoría de los futbolistas rioplatenses, saben que el tener una nacionalidad no es ningún mérito suficiente, sino que el desafío que todos tienen es demostrar constantemente la voracidad competitiva y el afán de superación, y así renovar esa confianza inicial recibida en cada partido y en cada entrenamiento.