<
>

La humilde realidad de Alzamendi en sus comienzos con Independiente

play
Los inicios de Alzamendi en el Rojo: de los Parabiago a que lo vistiera una marca, y el viaje desde González Catán (3:01)

El "Hormiga" narró cómo fue su dura primera época en Independiente. (3:01)

Antonio Alzamendi habló en exclusiva con ESPN y narró cómo vivió sus primeras épocas en Independiente de Argentina, a donde llegó en 1978, al día siguiente a que la albiceleste se consagrara campeona de la Copa del Mundo.

El Hormiga dijo que le preguntaron dónde quería vivir y dijo que en González Catán (a algo menos de una hora en auto de Avellaneda), porque su esposa de entonces tenía un tío que vivía allí. “Era lejísimo y yo tomaba un ómnibus a las seis de la mañana. Salía caminando del lugar donde estaba, y me lavaba los pies en una canilla por el barro. Llevaba los zapatos en la mano y eran como mil metros caminando. El del ómnibus después ya me conocía, me llevaba hasta Once y de ahí tomaba -creo que era- el 98 a Avellaneda y llegaba justo al entrenamiento”, comentó.

El expuntero dijo que él era de perfil bajo y se contenía en realizar pedidos en Independiente, ya que había llegado desde un equipo humilde como Sud América en Uruguay. La situación derivó en que el entrenador de Independiente de ese momento, José “Pato” Pastoriza, percibiera que el jugador no estaba bien y le preguntara dónde estaba viviendo, para luego llevarlo a otro sitio para que estuviera más cómodo. “Me fue a buscar en una camioneta y me llevó al Hotel Constitución, que en ese momento era un cinco estrellas. Te podrás imaginar el cambio que tuve. Y a los diez días me llevó para Avellaneda, a un apartamento impresionante y a tres cuadras de la cancha de Independiente”, añadió Alzamendi.

También, contó que desde el club le amueblaron su nuevo hogar y que también recibió mucha ayuda de sus compañeros. Uno de ellos, le dio una mano particular con su principal instrumento de trabajo: los zapatos.

“En esa época existían los Parabiago acá en Uruguay. Se mojaban y eran durísimos, te quedaban los dedos… diez kilos de más en los pies. Uno me dijo: ‘a ver esos zapatos. Nooo, uruguayo!’ y me dio un par nuevos suyos, Adidas. Después de eso me hicieron hacer un contrato con Adidas por 100 dólares por mes y me daban cuatro pares de zapatos, y dos o tres equipos y buzos”. Mencionó.

Alzamendi jugó en Independiente hasta 1982. Allí marcó más de 80 goles y fue campeón del Torneo Nacional.