<
>

NBA Draft 2020: con la primera selección, los Timberwolves ven una gran oportunidad y también mucha presión

play
La travesía de James Wiseman hacia el draft de la NBA (1:28)

La temporada de James Wiseman en Memphis solo duró 3 juegos, pero eso no le impidió ser proyectado como uno de los picks más altos en el NBA Draft 2020. (1:28)

MINNEAPOLIS - Dentro del salón de draft de los Minnesota Timberwolves, el equipo con la selección número uno en el NBA Draft 2020, la cinta rueda sobre James Wiseman, un atlético hombre grande de 7 pies 1 pulgada con habilidades e intangibles que los ejecutivos adoran, un lienzo en blanco de pura habilidad y promesa que evoca esperanzas de apariciones en el Juego de Estrellas, galardones y éxito.

Es la mañana del 7 de noviembre y prácticamente toda la oficina principal de los Timberwolves está viendo al ex grande de Memphis dominar los únicos tres juegos de su carrera universitaria.

El presidente de operaciones de baloncesto de los Timberwolves, Gersson Rosas, se sienta a la cabecera de una mesa de conferencia rectangular, haciendo preguntas intermitentemente para que sus especialistas en análisis profundicen mientras se reinicia el video con los momentos destacados.

El asistente del gerente general Joe Branch, un ex agente, está liderando el análisis de Wiseman, compartiendo detalles e información obtenida de entrevistas y conversaciones con entrenadores, incluyendo Penny Hardaway de Memphis.

Los expertos están investigando las posibilidades de que Wiseman juegue junto al All-Star y el ex seleccionado No. 1 Karl-Anthony Towns, buscando otros ejemplos en la liga de asociaciones exitosas entre dos grandes. El entrenador del Salón de la Fama y actual consultor del equipo Rudy Tomjanovich, quien participa en la reunión por teléfono, habla sobre su dúo Hakeem Olajuwon-Ralph Sampson en Houston.

En medio de la inmersión profunda en el potencial de Wiseman en Minnesota, Rosas interrumpe con noticias de último momento. Los ojos en la habitación se mueven hacia una pared cubierta con televisores montados, uno de los cuales muestra CNN en silencio.

"Tenemos un nuevo presidente, muchachos", dice Rosas. Hay un breve momento de conversación tranquila mientras todos miran fijamente a Wolf Blitzer que anuncia al presidente electo Joe Biden.

Entonces es momento de volver a trabajar. Los Timberwolves están en turno, como lo han estado desde que ganaron la primera selección general en la lotería del draft de la NBA el 20 de agosto.

Los últimos días de trabajo de preparación dentro de las instalaciones del equipo se tratan de atar cabos sueltos en una temporada de draft enmarcada por los desafíos de las reuniones de Zoom, los entrenamientos virtuales realizados durante una pandemia y los informes de escuchas limitados sobre una clase de 2020 sin un jugador superior en consenso. El draft puede ser un momento de ansiedad y dudas, incluso cuando el equipo proyecta calma y satisfacción por su buena suerte.

Después de todo, si hay ventajas o trucos para hacer un buen draft durante una pandemia, los Wolves han hecho todo lo posible para encontrarlos.

"Le digo a la gente qué si alguna vez vas a tener la primera elección", dice Rosas, "hazlo en un año en el que tengas seis, siete meses para prepararte".

MÁS: Agentes libres: listas equipo por equipo para 2020 y 2021

EL PICK NO. 1 tradicionalmente representa una oportunidad para la transformación organizacional, una oportunidad para seleccionar un jugador que energizará a la base de fanáticos en el proceso de construir un contendiente. Se supone que sea para equipos que necesitan una pieza central de franquicia.

Los Wolves, sin embargo, ya tienen una.

Towns fue la primera selección hace solo cinco años y, a los 24 años, es dos veces All-Star bajo contrato hasta la temporada 2023-24. Todo lo que la franquicia considera orbita a su alrededor.

La temporada pasada, los Wolves adquirieron al amigo más cercano de Towns en la liga, su compañero All-Star D'Angelo Russell, en un intercambio con los Golden State Warriors por Andrew Wiggins. Se espera que esos dos sean pilares hacia el futuro.

Pero como mostró su reacción en la noche de la lotería, con puños y choques de manos en la sala de draft cuando las pelotas de ping-pong salieron a su favor, los Wolves no se quejan de tener la oportunidad de tener un posible tercer pilar.

"Es bueno ser el número uno", dice el asistente del gerente general Gianluca Pascucci.

Porque no es como si el pasado, digamos, 15 años más o menos, fuera tan exitoso. Los Wolves han estado en los playoffs solo una vez desde 2004, y cambiaron al jugador que los llevó allí, Jimmy Butler, seis meses después.

La franquicia se renovó en ese momento, con Rosas asumiendo el cargo de presidente de operaciones de baloncesto en 2019 con la mirada puesta en cinco valores fundamentales: alineamiento, colaboración, inclusión, orígenes diversos y, por supuesto, juventud. Uno de los primeros movimientos de Rosas fue dar un trabajo permanente al entrenador interino de 33 años Ryan Saunders, hijo del fallecido Flip Saunders, convirtiéndolo en el entrenador en jefe más joven de la NBA.

En este día, el grupo de la oficina central quiere la opinión de Saunders sobre el encaje de un prospecto con el estilo preferido de los Wolves. Esto es algo que Saunders elogia. Las reuniones de entrenadores están abiertas a cualquier miembro del personal de la oficina principal y viceversa.

"He podido estar en reuniones y realmente sumergirme más profundamente de lo que hubiera podido en el pasado", dice Saunders.

A Saunders le gusta mencionar las ventajas de un verano difícil en Minneapolis, que se convirtió en el epicentro del malestar social tras el asesinato de George Floyd en mayo.

Los jugadores tuvieron la oportunidad de pasar los meses cálidos en el mercado, experimentando algo más que la tradicional temporada frígida de la NBA. Hicieron entrenamientos en el lago Bde Maka Ska, instalando una sala de pesas móvil junto al agua.

Saunders dice que hubo una inmensa aceptación por parte de los jugadores, liderados por Towns, que habitualmente estaba en el gimnasio a las 6:30 a.m. Los Wolves están interesados en la cultura y Towns está en el corazón de lo que están tratando de construir. E incluso con la primera selección general, no hay una mentalidad de apuestas hacia el futuro de Towns con la franquicia.

"Karl es una parte muy importante de esta organización y creo que si hacemos las cosas correctas para la organización, serán las cosas correctas para Karl", dice Rosas, cuyo equipo también tiene las selecciones 17 y 33 en el draft de este miércoles.

"Los jugadores que vamos a buscar para agregar a esta organización son tipos que lo van a complementar".


TODO ES INFORMACIÓN para los Timberwolves, y en este punto del proceso del draft, la franquicia está repleta de ella.

Dentro de la sala de draft el 8 de noviembre, Rosas, ejecutivos del equipo y analistas examinan videos de Tyrese Haliburton, un escolta de Iowa State de 6 pies y 7 pulgadas que se espera sea seleccionado en la primera mitad de la lotería.

El grupo analiza cómo su tiro en brinco se proyecta a la NBA a medida que los números parpadean en una pantalla junto a un paquete de momentos destacados de Synergy que enumera todas las posibles estadísticas de relevancia. Hay preguntas sobre cosas aparentemente pequeñas, como cuántas veces llegó al aro como manejador de pelota de pick-and-roll (siete).

Discuten anécdotas que podrían sugerir rasgos de carácter, como una historia de la temporada de primer año de Haliburton, cuando su compañero de equipo Lindell Wigginton lo llevaba a las prácticas y mantuvieron una buena relación a pesar de competir por minutos.

El grupo cambia su atención a un clip de Haliburton penetrando hacia el aro donde recibe contacto y cae torpemente. La cinta se rebobina y vuelven a mirar dónde están sus manos cuando golpea el piso, tratando de determinar si eso podría provocar una lesión futura o incluso sugerir una aversión al contacto.

Cada detalle importa. El Dr. Robby Sikka, un ex anestesiólogo que es el vicepresidente de rendimiento y tecnología del equipo, es la fuerza que impulsa la visión progresiva de los Wolves sobre la toma de decisiones, con bases de datos personalizadas para predecir lesiones y rendimiento.

"Creo que es mucho más fácil predecir el fracaso que predecir el éxito", dice Sikka. "Nuestro objetivo, en muchos casos, es eliminar personas en función de las características de falla”.

"En lugar de decir que alguien va a ser genial, me gustaría poder predecir que es más probable que [un jugador] no sea tan bueno".

Sikka, quien también dirige los procedimientos COVID-19 de los Timberwolves, presionó a los Wolves para que innovaran sobre cómo explorar y analizar a los jugadores virtualmente. A modo de orientación, se conectó con franquicias de otros deportes que han pasado por un draft virtual.

Los Wolves conversaron con los Seattle Seahawks, Minnesota Vikings, Pittsburgh Steelers, Philadelphia Eagles y New York Yankees, entre otros. Hablaron con un equipo de la NFL sobre cómo manejó los escenarios de cambios, tomando nota de la rareza de cero intercambios en las primeras 13 selecciones del draft de la NFL de este año.

"Llamamos a los equipos de la NFL para averiguar cómo manejaron la falta de segundos exámenes físicos", dice Sikka. "No tuvieron sus segundos exámenes este año. No tuvieron pro days. Les faltaban medidas. ¿Qué haces? ...

"Estábamos tratando de entender cómo los equipos manejan los riesgos".

En este momento, alguien del personal de los Wolves ha visto a todos los jugadores en su tablero en persona al menos una vez. De manera rutinaria, realizan simulaciones de draft basadas en información recopilada en toda la liga por "espías" para intentar estar preparados para cada situación.

Pero sin un combine en persona o días profesionales para obtener mediciones y pruebas médicas, la NBA ha tenido que seleccionar estadísticas como saltos verticales, envergaduras y evaluaciones médicas para distribuir a los equipos. Hay un nivel de confianza por parte de todos en que los agentes y jugadores lo están haciendo según las reglas.

A los equipos se les permite 48 horas en el mercado con un jugador y un seguimiento de 24 horas. Tienen cuatro horas en persona en la ciudad de un jugador con un entrenamiento de una hora. Pueden hacer cuatro horas en total de entrevistas de Zoom con un jugador, divididas en los intervalos que deseen.

Para los Wolves, las entrevistas de Zoom son un vistazo a la vida de un jugador, ofreciendo posibles pistas sobre qué tipo de profesional será. Los libros en un estante de fondo o bolsas de comida rápida brindan información. Observan a los miembros de la familia que pasan caminando o si un jugador parece demasiado ensayado.

"Nunca se sabe quién está del otro lado de la cámara, fuera del encuadre", dice Saunders. "Nunca se sabe si hay 10 personas ahí, sosteniendo respuestas a preguntas. Pero realmente nos ha permitido conocer a más jugadores".

LA SUITE DEL DUEÑO se ha convertido en una cafetería improvisada dentro de las instalaciones de práctica de los Wolves, con pedidos para llevar todas las noches entre las 6 y las 7 de los restaurantes locales mientras Rosas y el grupo se toman un descanso de las reuniones. El 8 de noviembre, es sushi de un lugar llamado Crave, uno de los favoritos del equipo.

Hay una discusión sobre cómo los mock drafts influyen en los equipos y dan forma a la percepción pública del valor en el draft de un prospecto. La cena es un respiro del crujido de reuniones, entrevistas y videos. Pero uno por uno, los empleados tiran sus cajas para llevar a la basura y rápidamente regresan a la sala de reclutamiento.

Como dice con orgullo el consultor de personal de jugadores Ed Tapscott, ex entrenador en jefe y ejecutivo de la NBA: "Nunca he formado parte de un grupo tan preparado como este".

Para los Wolves, es un draft lleno de posibilidades. Podrían tomar lo que esperan que sea la tercera pieza estrella en un núcleo joven junto a Towns y Russell en un draft encabezado por Wiseman, Anthony Edwards y LaMelo Ball, quien ya entrenó para el equipo. Minnesota podría seleccionar a alguien diferente, o el equipo podría cambiar la selección para agregar más activos del draft o un jugador de nivel estrella establecido.

Pero también es un draft lleno de incógnitas, desde los desafíos obvios presentados por el proceso de búsqueda y recopilación de información, hasta la percepción de una clase de draft débil sin talento de lotería de primera línea.

"Digo esto todos los años y es algo con lo que desafiamos a nuestro personal: 'No sabes'", dice Rosas. "Piensas basado en rankings, basado en prospectos, basado en opiniones generales, pero en verdad no sabes”.

"Y la realidad es que por eso los procesos son tan importantes para la capacidad de evaluar el talento. Soy un gran creyente de que hay talento en cada draft. Es nuestra responsabilidad encontrarlo".

Para los Timberwolves, no hay puntos de inflexión tardía, ni sesgo de actualidad para cambiar las opiniones. Pero existe la responsabilidad de tomar esta decisión correctamente y la expectativa de rendir cuentas de hacerlo mal.

"No se puede ser sensible a las voces externas", dice Rosas. "No puedes ser sensible a quién está tratando de declarar al ganador del draft el día del draft. Hablaré con esos tipos en cuatro años".