<
>

Alzamendi y Peñarol: cómo se hizo hincha y cómo ve a Pellistri, la gran promesa

play
Alzamendi: "Me hice de Peñarol cuando empecé a ver a Spencer, Rocha, Abbadie y Joya" (1:17)

El "Hormiga" habló de la tradición bolsilluda de su casa y cómo él se hizo carbonero. (1:17)

Antonio Alzamendi habló con ESPN sobre cómo se convirtió en hincha de Peñarol, a pesar de haberse criado en un hogar en el que todos eran hinchas de Nacional.

Contó que le pusieron “el panqueque” de apodo, porque recién a los 15 años se pasó a filas carboneras. “En mi casa había dictadura: o eras de Nacional o estabas liquidado. Pero una hermana que fue rebelde, era de Peñarol y éramos muy unidos. Y después me hice de Peñarol cuando empecé a ver a Spencer, Rocha, Abbadie, Joya, a todo ese equipo”, contó.

Además, dijo que, si bien no fue sencillo, fue su hermana, la que primero tomó la decisión de hacerse mirasol la que soportó la mayor parte. A su vez, dijo que, desde entonces, las pasiones están más repartidas en su familia, y entre sus sobrinos hay de los dos equipos. “Con esto del Whatsapp te podrás imaginar cuando gana uno y el otro…”, añadió.

Alzamendi terminaría jugando en ambos equipos en su carrera profesional. En 1983 llegó a Nacional luego de haber jugado por primera vez en River Plate. De allí pasó a Tecos de México por dos años y al regreso se puso la camiseta de Peñarol en 1985, donde fue campeón uruguayo y goleador del torneo. En Uruguay, también jugó en Sud América, equipo en el que debutó, y en Rampla, donde se retiró en 1993.

La comparación con Pellistri

En su carrera, Alzamendi destacó jugando como puntero derecho. En ese sentido, fue consultado por cómo ve a Facundo Pellistri, el joven extremo de Peñarol.

“Me encanta ese guacho, lástima que, a veces, driblea mucho para el medio. Habría que enseñarle a desbordar más por afuera y arrancar hacia adentro”, indicó el exjugador. “Por el medio él se entrevera mucho, es muy joven, se encuentra muchas piernas, a veces le cuesta soltar un poquito la pelota, pero por afuera hace un destrozo. Yo creo que los que se lo lleven lo van a usar por afuera. Es un chico con un futuro bárbaro”, explicó.

Alzamendi agregó que Pellistri tiene una habilidad que él no tuvo, pero que sí podría compararse mejor a la de Venancio Ramos, otro legendario puntero carbonero.

Como consejo para Pellistri, Alzamendi le dijo “que se quede a entrenar, y defina, patee, y tire centros”.

“Por más que tengas habilidad, hay que continuamente estar pateando al arco y definiendo para agarrar precisión. Alguien le tiene que enseñar que no siempre se pasa a todos, porque una vez que lo pasaste no podés estar volviendo para atrás de vuelta. Habría que enseñarle, cuando desborda, cómo pegarle, dónde tirarla y, a su vez, trabajar con sus compañeros que están en el medio a dónde le tirás el centro, porque si se quedan parados y no se mueven, es muy difícil hoy en día tirar un centro a la cabeza con dos zagueros fijos parados en el medio”, agregó.