<
>

Regresar a la cancha les da a los jugadores de la NBA más influencia, no menos

play
Sebastián Martínez: 'La NBA no puede pasar por alto la parte humana' (1:50)

Los jugadores necesitan de su familia y todo lo exterior afecta, sin lugar a dudas. (1:50)

Con su decisión de reanudar los playoffs de la NBA, los jugadores no renunciaron a su influencia para exigir cambios. Ganaron más.

Los playoffs se detuvieron estrepitosamente el miércoles por el tiroteo de otra persona negra, esta vez un hombre llamado Jacob Blake, quien recibió siete balas en la espalda de un oficial de policía blanco en Kenosha, Wisconsin. Cuatro años después del día en que el entonces mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, protestó por primera vez por la brutalidad policial, los Milwaukee Bucks se negaron a jugar el Juego 5 de su serie de primera ronda contrael Orlando Magic. La protesta se extendió rápidamente a los otros dos juegos de la NBA del miércoles, fue apoyada por la campeona de tenis Naomi Osaka y se extendió a otras ligas deportivas.

MÁS: Vistazo a las horas frenéticas de un boicot histórico en la NBA

La iniciativa de los jugadores de la NBA fue una demostración de poder sin precedentes por parte de los atletas profesionales, la cúspide de una tradición de protesta negra lanzada por leyendas como Bill Russell, Muhammad Ali, John Carlos y Tommie Smith. Después de la decisión inicial de no entrar a la cancha, llegó un periodo febril de limbo: ¿Deberían los jugadores terminar su temporada o seguir jugando? ¿Tenía razón el base de los Brooklyn Nets, Kyrie Irving, al decir que la temporada nunca debió reanudarse? Sobre todo, ¿cómo podría este grupo de hombres ricos, famosos, en su mayoría negros, usar su influencia para detener la violencia policial?

Las respuestas giran en torno a las tres canchas de baloncesto en Walt Disney World en Florida, donde la NBA creó una burbuja libre de coronavirus en medio de la pandemia que cambió la vida tal como la conocemos. Aquí es donde los jugadores de la NBA tienen la mayor oportunidad, atención y ventaja para cambiar el deporte tal como lo conocemos y crear el movimiento de jugadores más potente de la historia.

Carlos y Smith habrían sido ignorados si hubieran levantado un puño en una marcha de protesta en lugar del medallero de los Juegos Olímpicos de 1968. Kaepernick todavía estaría en la NFL si protestara los martes en lugar de los domingos. Para maximizar su impacto, los jugadores de la NBA necesitan el escenario de la NBA. Necesitan permanecer en la burbuja, donde pueden ejercer la mayor influencia.

“Cuando levanté el puño en los Juegos Olímpicos, no podía hacerlo frente al Teatro Apollo. No podía ir a hacerlo en Central Park”, me dijo Carlos esta semana. "Tenía que hacerlo donde el mundo pudiera verlo para que pudieran evaluarlo en términos de, 'Oye, ¿estoy involucrado en un racismo sistémico?'".

Fuera de la burbuja, la voz y la presencia colectiva de los jugadores se diluirían. Podrían marchar en las calles, o no, como señaló Jaylen Brown de los Boston Celtics, pero no tendrían millones de televidentes y decenas de entrevistas con medios cautivos en Orlando, Florida. Irving es un ejemplo perfecto de la poca atención que reciben incluso las estrellas fuera de la burbuja: después de que el armador de los Nets lesionado dijo que la temporada debería cancelarse para mantener el enfoque en la justicia social, el activismo y las obras de caridad de Irving han recibido menos cobertura que, por ejemplo, las alitas de pollo del club de striptease que llevan el nombre del escolta de LA Clippers Lou Williams.

Sería fácil, pero miope, calificar de egoísta la decisión de reanudar el juego o afirmar que los jugadores de la NBA se preocupan más por ganar partidos que por salvar vidas. Sí, los jugadores tienen millones de dólares de salario que perder. Sus ventanas de campeonato son fugaces. No quieren alienar a los fanáticos mientras se dirigen a un nuevo acuerdo laboral con los propietarios. Y la mayoría de ellos tienen un deseo casi primario de jugar. Los hoopers necesitan el aro, pase lo que pase.

Pero en este caso, la mejor estrategia de justicia social se alinea con sus intereses personales. Las únicas personas que su protesta puede forzar directamente a actuar son los dueños de equipos de la NBA. Detener los playoffs durante varios días empujó a los propietarios a invertir más de sus miles de millones en un cambio social significativo. Cancelar la temporada habría sido la opción nuclear para los jugadores. Habría hecho que la liga luchara por su propia supervivencia, no por la de los negros. No habría ejercido una presión significativa sobre las legislaturas estatales para aprobar leyes más estrictas sobre el uso de la fuerza o poner fin a la inmunidad calificada de la policía.

Al continuar compitiendo, los jugadores conservaron sus opciones. Como me dijo el ex entrenador de baloncesto de Georgetown, John Thompson, para su autobiografía, cuando discutió la estrategia detrás de su legendaria huelga por la regla discriminatoria de la NCAA sobre elegibilidad académica, Proposición 42, “El miedo al motín es más poderoso que el motín en sí”.

Entonces, ¿cuáles son las opciones para los jugadores si hay otro tiroteo sin sentido? Quizás podrían retrasar el inicio de un juego para transmitir un video de los últimos momentos de Ahmaud Arbery, George Floyd y Jacob Blake. Podrían dejar que el árbitro arroje la bola inicial, luego salir de la cancha y hablar sobre el asesinato de Breonna Taylor. Quizás los Bucks, que comenzaron este movimiento, lleguen al Juego 7 de las Finales contra Los Angeles Lakers de LeBron James, y ambos equipos podrían decidir terminar la temporada allí mismo, sin un campeón. Ahora que han decidido no terminar la temporada todavía, las posibilidades son infinitas.

Los mayores logros en los deportes consisten en estar a la altura del momento y actuar bajo presión. Este es ese momento. Lo que está en juego es en realidad vida o muerte. Si continúa jugando, la fraternidad de la NBA puede arrojar luz sobre la injusticia y defender a las víctimas de la opresión.

Carlos, el héroe olímpico de 1968, dijo que los Lakers lo invitaron a hablar con su equipo a través de Zoom hace aproximadamente una semana, antes de que se concibiera la protesta. Declinó revelar completamente de qué hablaron, "pero dije esto: están en una encrucijada, como yo en México. Tenía mi visión, mis ideas sobre cómo podríamos hacer de esta una sociedad mejor. Pero me di cuenta de que si perdía ese enfoque, nunca llegaría. Tenía que mantenerme concentrado y asegurarme de estar en el podio de la victoria”.

“Si no llegaba a la tribuna de la victoria, todo lo demás se iba por la ventana”.