<
>

Los números de los Mundiales femeninos de hockey arrojan solo cuatro campeones en la historia

El 1° de julio se dará inicio a la decimo quinta edición de la Copa del Mundo femenina que tendrá la particularidad de contar, solo en el comienzo, con dos sedes: Terrassa y Amstelveen. En las 14 ediciones anteriores solo hubo cuatro equipos capaces de subirse a lo más alto del podio: Países Bajos, campeón vigente, lo hizo ocho veces (1974, 1978, 1983, 1986, 1990, 2006, 2014 y 2018), Alemania Occidental (1976 y 1981), Australia lo logró de forma consecutiva en 1994 y 1998 y Argentina en Perth 2002, con la gran hazaña de Mariela Antoniska que atajó los penales, y en Rosario 2010.

En total, los Mundiales llevan acumulados 571 partidos con 1906 goles en su haber. Un promedio de tres tantos por encuentro que puede subir o bajar en este 2022. Este año, el torneo contará con 44 partidos divididos en 17 días. Serán 16 equipos en cuatro grupos de 4. El primero de cada zona clasificará de forma directa a cuartos, y los segundos se cruzarán con lo terceros para conseguir un lugar en los ocho mejores.

El inicio de la cita se dará con el encuentro entre España y Canadá y será el viernes 1° de julio en el Estadi Olímpic de Terrassa, un espacio que conoció la gloria en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y que vio al equipo femenino local colgarse el único oro internacional. A 30 años de aquella medalla olímpica para las Red Stick -y para Alemania en caballeros-, la atención se concentrará nuevamente en este Estadio con buenos recuerdos para las españolas. Con una extensa remodelación, la capacidad del recinto es de 5500 plazas. Desde las semifinales se disputará todo en España.

La otra sede, en Países Bajos, albergará los partidos de las zonas A y B, los cruces entre los segundos y los terceros de ambos grupos, y los dos partidos de cuartos de final. Será en el Estadio Wagener, en Amstelveen, que fue construido en 1938 y que lleva el nombre del presidente del club. Este Estadio alojó muchos eventos deportivos, pero el más importante para el hockey fue la Copa del Mundo masculina de 1973 que vio a los Naranjas consagrarse. También fue remodelado y hoy cuenta con una capacidad para nueve mil personas.