<
>

El Argentino de Selecciones, un trampolín posible para vestir la camiseta albiceleste

Para tener una oportunidad de selección, primero es necesario mostrarse. Y que ese andar sea visto por quién corresponda. En este sentido, el Campeonato Argentino de Selecciones mayores es una vidriera casi única, la gran cita anual en la que los combinados de las asociaciones provinciales quedan bajo el sol, a la vista de todos. La edición del torneo más importante de los que organiza la Confederación Argentina (CAH) que acaba de suceder en Santa Fe ofició como tal. Porque entre tantos observadores se destacó la presencia de los entrenadores de los seleccionados argentinos Sub 21, Juan Martín López e Ignacio Gilardi, junto a sus asistentes de cuerpos técnicos. "El Gato" y Juani, campeones olímpicos con Los Leones en Río de Janeiro 2016, asumieron hace algunas semanas al mando de Leoncitas y Leoncitos. Y al Argentino llegaron para observar de cerca si algún talento desconocido no se les estaba perdiendo de vista.

"Yo soy partidario de que los entrenadores de los seleccionados tienen que ir a los Argentinos. Es la mejor forma para que no se nos escape nadie", aseguró López en diálogo con ESPN.com en la antesala a las finales del torneo. En referencia al rol que asumió a fines de abril, destacó el trabajo de captación que viene haciendo junto al cuerpo técnico -que tiene a Sofía Maccari como una de sus asistentes- en distintos puntos del país. Además, argumentó la importancia de decir presente en Santa Fe: "Nos parecía que era un torneo para ver muchos partidos y observar a las chicas de las provincias que son Sub 21 y que juegan en el mayor. Nos gusta ser nosotros quienes tengamos que acercarnos y que no sean ellas las que siempre tienen que ir a Buenos Aires".

A su turno, Gilardi destacó que "el torneo fue muy bueno, los partidos fueron interesantes y hubo buen hockey. Hay provincias que crecieron mucho en su estructura y en su idea del hockey". Y apoyó esa idea en la que tantos creen: "Este torneo es una vidriera, es la posibilidad de mostrarse, de rendir y de tener la chance de que se abra el camino al seleccionado".

El Argentino de Selecciones es quizás el torneo más esperado del año por las asociaciones de las provincias. Se trata de cuatro días a pleno, colmado de emociones, sonrisas y llantos, gratificaciones y frustraciones. Todo se resume en jornadas intensas en las que la bocha rueda sin cesar y en las que se abren oportunidades para jugadoras y jugadoras que habitualmente no tienen la posibilidad de ser vistas por quienes toman decisiones y arman listas de cara a un proceso de selección nacional.

Si bien hubo ediciones en las que se cuestionó la ausencia de los cuerpos técnicos, ésta, la de Santa Fe, aportó su granito en la dirección contraria, al menos con los seleccionadores juniors, ya que los del mayor se encuentran de gira por Europa con Leonas y Leones. Sin embargo, aún con calendarios superpuestos, el Argentino volvió a ser protagonista. Por lo que es. Por lo que implica y porque de ninguna manera permite resignar ilusiones. Es una vidriera, sin más.