<
>

Alejandro Garay: "Es imposible medir las consecuencias de este parate en las selecciones juveniles"

Alejandro Garay, DT de la Sub 15 de Uruguay. @Uruguay

Alejandro Garay, entrenador de la Selección Uruguaya sub 15, comentó este miércoles cuánto afecta a las selecciones juveniles la decisión de la CONMEBOL de suspender los torneos sudamericanos hasta el 2023. En el programa ‘100% Deporte’ (Radio Sport), el técnico destacó que ‘es imposible medir las consecuencias de este parate’.

“Nosotros habíamos retomado hace un mes los entrenamientos de forma regular, pasando a trabajar tres días a la semana. Este lunes había sido festivo porque retomamos los espacios de vestuarios, salas de charla, y este martes nos encontramos con esta noticia, realmente nos impactó”, destacó Garay.

Ignacio Alonso, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), informó este martes en el programa ‘Vamos que Vamos’ (1050 AM) que ‘el Consejo de la CONMEBOL resolvió en su reunión virtual, entre otras cosas, suspender los campeonatos juveniles previstos para 2021 y 2022, tanto a nivel masculino como femenino’.

Garay manifestó: “En principio, estamos todos todavía sin certeza. Si algo ha tenido este tiempo ha sido la incertidumbre, que nos ha puesto en desafío permanente. Es imposible medir las consecuencias de este parate, tanto a nivel educativo como deportivo. Estamos parados en una nube. En el caso concreto de la selección sub 15, que es la siguiente sub 17, cortarla y pararla sería nefasto desde todo punto de vista”.

El entrenador valoró la importancia que ha tenido el desarrollo de los procesos juveniles para que la Celeste pudiera volver a ser competitiva a nivel continental y mundial en los últimos años: “Estos procesos nos han hecho competitivos contra otros países que tienen la suerte de elegir dentro de una base más amplia de futbolistas. Algo que nos ha hecho fuertes es este tipo de procesos, la observación de muchísimos chicos, jugadores que no quedan en la sub 15, pero vuelven en la sub 17 y se consolidan en la sub 20, con un pasaje y una experiencia previa”.

Garay puso el ejemplo de Facundo Torres, futbolista de Peñarol que con 21 años debutó en la Selección mayor en junio de este año: “Él aparece en la mayor, pero ya tenía casi 100 partidos con las juveniles, más de veinte partidos oficiales. Ese tipo de valor intangible se pierde”.

El entrenador comentó que se deberá esperar ver qué resuelve la AUF en cuanto a los cuerpos técnicos de los combinados juveniles: “Nosotros nos quedamos sin trabajo si se suspenden los campeonatos porque los contratos son a término del sudamericano, no tenemos un contrato de tres años de continuo. Cuando se va a los mundiales, ese contrato se renueva automáticamente. Todos nos quedaríamos sin trabajo, y deberíamos salir al mercado a buscar otras oportunidades”.

“También a nosotros nos ha llevado a analizar y cuestionarnos qué puede pasar si esta falta de continuidad de entrenamientos y procesos se mantiene. La generación 2006 en dos años ha jugado 20 partidos como máximo y es una edad en donde tienen que competir, incorporando hábitos de futbolista. Nosotros apuntamos a la integralidad del futbolista, y el jugar o no, estar en una convocatoria o no, también es una herramienta para que corrijan y crezcan en otras cuestiones”, enfatizó el entrenador.

Y valoró sobre las dificultades de trabajar en este contexto de pandemia: “Fue muy complejo todo este tiempo, con nosotros tratando de mantenerles el vínculo, la ilusión. Ser futbolista de alto rendimiento significa muchísimo sacrificio y renuncia, nosotros nos hemos preocupado muchísimo de todas las fases etarias de la pandemia, pero en el caso de la adolescencia se perdieron una edad única, entre los 14 y 16 años se generan vínculos únicos, se desarrolla la personalidad, pasan cosas que no se repiten. Todo eso se perdió, y entre eso está el fútbol; es bien complejo, y no sabemos cuánto lo pagará esta generación en el futuro”.