<
>

Máximo Alonso: su adaptación a la Primera División y lo que le pide Larriera en cada partido

"Me vengo acostumbrando bien a Primera división", afirmó Máximo Alonso. @OficialCAP

Máximo Alonso conversó este lunes sobre su presente en Peñarol, habiendo jugado en cuatro de los últimos seis partidos por el Torneo Apertura.

En el programa ‘Padre y Decano’ (Radio 1010 AM), el joven atacante de 19 años indicó lo que le pide el entrenador Mauricio Larriera y también señaló la alegría que significó el superar la llave ante Nacional en la Copa CONMEBOL Sudamericana: “Al principio uno no tiene la dimensión de lo logrado, luego uno va entendiendo y es una locura”.

Alonso, nacido en Maldonado el 5 de julio del 2002, debutó en la primera de Peñarol el 27 de enero de este año ingresando en el partido ante Defensor Sporting por la segunda fecha del Clausura 2020. Para esta temporada 2021, el delantero de la Selección Uruguaya sub-20 integró el banco de suplentes en el inicio de la Copa Sudamericana, y el 17 de mayo el club aurinegro informaba que el juvenil daba resultado positivo para COVID-19.

En junio pudo debutar en el Apertura 2021, ingresando ante Deportivo Maldonado por la sexta fecha, luego entró en el complemento frente a Montevideo City Torque y fue titular en la octava etapa ante Villa Española. Este domingo ante Liverpool y por la fecha 11, Alonso ingresó a los 37 minutos del primer tiempo ante la lesión de Jesús Trindade y con el elenco negriazul ganando por 1 a 0. El equipo local marcó un nuevo gol a los 41’ y en el inicio del complemento puso el 3 a 0 que Peñarol pudo remontar y así lograr un agónico empate.

Alonso señaló: “Fue un partido complicado, no tuvimos un buen primer tiempo, creo que entramos medio dormidos, pero en el segundo tiempo lo tratamos de revertir y jugamos de buena manera. Con el 0-3 la veía complicada, porque con un 0-2 podés ponerte a tiro con un gol, pero ya un 0-3 es más difícil. Pasó que la actitud cambió muchísimo y pudimos empatar”.

“Creo que en el Campeonato Uruguayo estamos todos medio parejos, es agarrar una seguidilla de victorias y nos ponemos a punto”, indicó el punta que desde Tercera División ya ha venido jugando como extremo, puesto en el que ha sido utilizado en Primera.

El futbolista carbonero comentó cuáles fueron las órdenes que le dio el entrenador Larriera: “Él me pide que trate de encontrar mi espacio, no es fácil acostumbrarse y encontrar el espacio a la hora de encarar y tirar centros, pero estoy tratando de hacerlo; me dijo que cuando tuviera para atacar, me soltara”.

Este domingo, al ingresar Alonso por Trindade, Pablo Cepellini pasó a jugar en el doble cinco con Walter Gargano y Facundo Torres se corrió desde la izquierda al centro, convirtiéndose en el enganche del equipo. “Larriera también me pidió que ayudara a Valentín (Rodríguez) por la banda izquierda, porque el lateral derecho de Liverpool (Gastón Martirena) subía mucho e intenté colaborar con la defensa para no dejarlo pasar tan cómodo. Obviamente que en formativas no era el mismo trabajo, yo bajaba a defender, pero no tanto, y estaba más fresco a la hora de atacar, igualmente es algo que vengo incorporando bien y me estoy sintiendo cómodo”, dijo Alonso en cuanto a las funciones defensivas que debe realizar.

“Me vengo acostumbrando bien a Primera división, me voy adaptando cada vez más entrenando con el grupo y en la medida que vaya teniendo mayor rodaje”, afirmó. Por último, el delantero se refirió al ánimo del grupo al ganar el pasado jueves la serie de Octavos de final de la Sudamericana ante Nacional: “Quedamos todos más que felices, no hay palabras para describir lo que sentimos, estábamos todos demasiados contentos”.

“Fue una locura; al principio no caes de la dimensión de lo logrado, pero luego uno va entendiendo y es una locura. Cada uno sabía internamente lo que significaba esta fase y por suerte la pudimos ganar”, sentenció Alonso, quien nunca había podido ver un clásico uruguayo por competencia internacional en su vida, dado que la última vez que Peñarol y Nacional se había enfrentado por un torneo continental fue en 1999, tres años antes del nacimiento de Máximo.