<
>

Santiago Mele, de los duros momentos en Turquía a disfrutar de un grupo como nunca tuvo en Plaza

El arquero con pasado en selecciones juveniles se refirió a su presente en el Patablanca y contó que lo pasó mal en su experiencia en la Liga Turca. 1950foto.com

Santiago Mele, arquero de Plaza Colonia, habló en 13 a 0 de DelSol FM y contó cómo se encuentra en el Patablanca, luego de una dura etapa en Turquía.

El golero de 23 años dijo que se sentía muy cómodo viviendo en Colonia, donde el complejo de entrenamiento le quedaba a cinco minutos de distancia, y podía despertarse mirando a la rambla de la ciudad. Contó que tras haber estado dos años sin jugar en Turquía y luego de un mes y medio de no tener club, decidió hacerse cargo de las decisiones de su carrera y cuando llegó la chance de Plaza, se convenció rápidamente.

“Cuando hablé con (Carlos) Manta y el Chiqui (Roberto García), un día vine y me llevaron a comer pasta casera y ya me compraron (risas). Fue clave eso y ver el lugar, la forma de trabajo, y que de verdad les interesaba ser socios en esto. A mí me convenció muchísimo y una vez que vi todo eso dije ‘es acá’; y también seguí un poco mi instinto, mi corazón”, comento´.

Dijo que quedó muy impresionado por cómo en Plaza “priorizan los valores, ser buena persona” y también destacó al plantel: “Es un grupo como nunca tuve en mi vida futbolística, al punto que cuando llegué el primer día estaban escuchando a Jorge Drexler en el vestuario. Eso ya te marca que va por otra línea. Vi la seriedad con la que trabajan, el valor que le dan a la palabra, y eso no se ve mucho en el fútbol en general”, señaló.

En su etapa en el fútbol de Turquía, a donde llegó desde Fénix a mediados de 2017, pasó por Osmanlispor, Ankaragücü y Ankaraspor (con un pasaje por el Lleida español en el medio), pero indicó que estuvo dos años sin jugar y recién pudo pararse bajo el arco en algunos partidos en agosto de 2019. La falta de minutos sumada a que no se sentía bien en ese país y que estaba solo, hicieron que no disfrutara de esa etapa, aunque hoy en día la percibe como de gran aprendizaje.

“Eran muchas aristas, primero que me fui solo; eso ya cuesta. Después, que me fui joven y que no estaba jugando. Fueron dos años sin jugar un partido, con muchas promesas incumplidas, mucho chamuyo. También al principio en el grupo me recibieron mal pero yo no tenía la culpa, me tenían mal conceptuado por quién me abrió la puerta del club entonces eso el día a día lo hacía bastante complicado. Si le sumás el no jugar, el estar solo y lejos de tu familia, en una cultura que no tiene los mismos valores que manejamos nosotros, fue complicado, pero me da satisfacción haber ‘sobrevivido’ a eso”, contó.

Consultado sobre si le gustaría volver a salir al exterior, dijo que tenía el deseo de dar un salto en su carrera en algún momento, pero que no tenía ninguna desesperación por irse de Uruguay. “Si se da y es una buena opción, lo veo. Soy feliz en Uruguay, tengo todo lo que necesito. Creo que otra de las cosas para lo que me sirvió la ida a Turquía es ver que la felicidad no se compra con un buen salario o una buena casa. Allá yo vivía bien, pero hay otras cosas que les doy mucho más valor y acá las tengo. No tengo apuro en irme”, indicó.

El arquero también contó cómo es el trato que tiene con Plaza Colonia, que involucra una acción solidaria ante cada vez que ataja un penal. “Es algo que arreglamos, que lo estudiamos con mi equipo de trabajo cuando vine para acá: cada vez que ataje un penal se va a hacer una acción social, vamos a elegir a qué rama, para que se traslade en algo de material que estén precisando las distintas ramas del club, por ejemplo, el fútbol para ciegos o para discapacitados. Ahora se dio que atajé un penal el partido pasado y ya estamos viendo a dónde lo vamos a destinar”, contó Mele.