<
>

La culpa es del otro en el campeonato uruguayo

Como siempre pasa en el fútbol uruguayo, sobre todo cuando se acerca la definición del campeonato, las quejas están a la orden del día.

Que los árbitros, que los penales no cobrados o cobrados en contra, que hay dualidad de criterios, que la demora del VAR. Lo que siempre hemos escuchado en casi 50 años de carrera. Que hay errores arbitrales, siempre los hubo, los hay y los habrá. No le den mas vuelta.

Así como muchas veces han favorecido, otra veces han perjudicado, pero creo que todos debemos descartar mala intención. No somos quiénes para adjudicarla y los dirigentes menos. ¿Saben por qué? Porque entonces existiría mala intención cuando me favorecen y si eso pasara deberían irse para su casa y no pelearse cuando van a un acto eleccionario buscando ganar la dirección del club. Y no tengo que recordar las luchas tremendas para ganar las elecciones, sobre todo de los grandes.

Entonces, no se puede tapar el sol con las manos y lo más importante, no podemos corregir nuestros errores propios echándole la culpa a otro.

Históricamente, siempre la culpa es del otro, en todos los órdenes de la vida. Y el fútbol no escapa a esa máxima.

Volviendo al campeonato, Liverpool aceptó el cupo de Uruguay 4 y Wanderers el Uruguay 3 para la Libertadores. Eso fue porque Nacional y Torque, primero y segundo de la Anual, lo descartaron y Peñarol, que hoy quedó más lejos todavía en la tabla, no lo quiso arriesgando demasiado.

Peñarol tenía todo para aceptar el cupo de Uruguay 3 y jugaba la segunda fase de la Libertadores. Este reglamento para esta ocasión, así lo permitía. pero su nueva directiva no lo quiso. Quizá llevado por su confianza o por la intención de no dar por perdido el torneo uruguayo que lleva el nombre de una gloria aurinegra como el gran capitán Néstor " Tito" Goncálvez, pero corrieron un riesgo demasiado grande.

Hoy su única esperanza es alcanzar a Montevideo City Torque, el equipo que mejor juega en la actualidad. Aún deben jugar entre ellos y a lo mejor, el tiempo le da la razón a los directivos aurinegros, pero la lógica pura indicaba que debían tomar el cupo 3 y jugar ante Bolívar de La Paz.

Hoy Peñarol, si gana la Anual, está a 10 puntos y quedan 15 por jugar, o termina segundo, en ese mano a mano con el City Torque, queda expuesto a jugar la Copa Sudamericana.

Así están las cosas mientras se definen Clausura y Tabla anual y esperamos las finales que sí las habrá.

Todos esperan la implementación del VAR, pero mas allá de cuándo y dónde se instrumenta, los equipos uruguayos deberán intentar jugar mejor y recordar que no siempre la culpa la tiene el otro.