<
>

Brian Lozano: de correr el ómnibus de la selección en 2010 a sentarse al lado de Cavani

play
El recuerdo de Lozano de sus primeros momentos en la selección (2:09)

El jugador uruguayo de Santos Laguna rememoró el día que se despertó con un mensaje en su celular y se quedó sin palabras. (2:09)

El extremo izquierdo uruguayo Brian Lozano, jugador de la selección y del Santos Laguna de México, habló con ESPN Uruguay y contrastó sus tiempos de hincha de la selección con la actualidad, que es integrante del plantel celeste: “Me acuerdo que fui al Palacio Legislativo cuando llegaron de Sudáfrica, iba corriendo atrás del ómnibus de la selección como un hincha más; uno de chico los miraba en la televisión y ahora al tenerlos ahí al lado me hace mirar al espejo y decir 'mirá lo que conseguí’”.

Lozano, de 26 años, recuerda su etapa de hincha de la selección. Vio todos los partidos del Mundial 2010 en su casa. Rememoró y dijo que le quedó marcado el partido contra Ghana: “el gol de Forlán, la mano de Suárez, el penal del Loco Abreu. Los disfruté mucho como hincha de la selección”.

Luego, cuando el equipo uruguayo volvió al país, Lozano fue a agradecerles la gesta. “Me acuerdo que fui al Palacio Legislativo cuando llegaron de Sudáfrica, iba corriendo atrás del ómnibus de la selección como un hincha más, me acuerdo del Loco Abreu filmando con su cámara, son cosas que te quedan grabadas”.

Tiempo después, el 31 de agosto de 2015 Lozano llegó a la selección mayor. Pero antes, el momento que lo dejó sin palabras: la noticia de la citación. Estaba durmiendo en su casa, miró el celular y tenía un mensaje de Mario Rebollo, asistente de Tabárez. “Brian, cuando puedas mandame un mensaje que te llamo”, decía. “No me había levantado que ya le había respondido ‘Mario, estoy, cuando quieras llamame’”, rememoró Lozano.

“Me llamó y era para decirme que me habían convocado para los partidos amistosos de Panamá y Costa Rica. Cuando me lo dijo me quedé sin palabras, quedé sorprendido, no lo podía creer”, agregó.

Luego, al momento de presentarse a entrenar “fue algo increíble estar en el Complejo Celeste con los jugadores. Llegar y tener a Cavani, Godín y Muslera como compañeros es algo muy lindo. Me tocó sentarme al lado de Cavani que, además de ser uno de los mejores del mundo, es una excelente persona, que siempre está pendiente de todos los detalles”.

Sobre el contraste entre aquel joven que corría el ómnibus como un hincha y su realidad actual, Lozano dijo que se mira al espejo y dice “mirá lo que conseguí. Me siento muy orgulloso porque trabajé duro para tener eso”.