<
>

Ruglio: las incorporaciones y los números de Peñarol

El presidente de Peñarol habló de todo en una extensa entrevista. EFE

Ignacio Ruglio, presidente de Peñarol, habló sobre los posibles fichajes del conjunto aurinegro de cara al Torneo Clausura y de la situación económica de la institución en una extensa entrevista al programa partidario Peñarol sin filtro.

De la chance de que Brahian Alemán se convierta en nuevo futbolista mirasol dijo: "Nosotros hicimos todo por su llegada. Hablamos con el jugador, hablamos con su representante, nos dijeron que no había ninguna cláusula pero que el jugador había arreglado de palabra que si un día lo llamaba Peñarol él podía rescindir su contrato. Alemán tenía un salario determinado y se lo mejoramos bastante, le dijimos que queríamos que venga. Nos dijo que fue la llamada que había esperado siempre, pero que en Gimnasia tenían problemas para dejarlo salir en este momento, lo único que nos pidió fueron unos días para ver cómo podía solucionar la situación con su club. No es fácil su salida por el nivel que está teniendo, pero aviso que no es cierto eso de que Gimnasia pedía 300 o 400 mil dólares".

El presidente aseguró que en este período de pases "van a ser 3 o 4 contrataciones desnivelantes" y que Milesi "ya está trabajando hace cuatro semanas para llegar impecable al arranque del Clausura".

Sobre los demás nombres que han sonado para llegar a Peñarol, Ruglio expresó: "El caso de Carneiro es similar (al de Alemán), con la diferencia de que tengo una gran relación con Liverpool y con Palma y no quiero quebrar una relación entre instituciones. Son negociaciones que llevan tiempo, pero estamos trabajando en eso".

Y agregó: "El venezolano Jan Hurtado no es prioridad, Ichazo nunca se nombró, estamos yendo por Martirena y Pizzichillo como laterales derechos y Kevin Méndez también está en carpeta".

EL PRESENTE DE PEÑAROL Y LA CONTINUIDAD DE LARRIERA

Consultado por el presente deportivo de Peñarol, su máxima autoridad indicó: "Cuando Larriera llegó al club, Peñarol tenía un bicampeonato de Nacional arriba y la obligación de bajar el presupuesto. Larriera tomó el desafío de no solo tomar la responsabilidad de dirigir a Peñarol sin espalda y con una alta reprobación, sino que gestionó un plantel y lo fue llevando con paciencia. Nosotros como directiva lo sostuvimos en momentos complicados hasta que llegaron las victorias. Larriera potenció juveniles como nadie, cualquier otro técnico nos hubiese pedido jugadores de peso".

Y añadió: "Planificó lo que iba a ser su gran desafío, que era la Libertadores, intentamos retener a la mayoría del plantel, y cuando se terminó el período de pases sucede la situación de Canobbio, que yo la asumí como un error personal, nos quedamos sin Schiappacasse, y nos quedamos sin el relevo natural que era Kike Olivera. No pudimos armarle un equipo competitivo y Mauricio tuvo que gestionar el plantel con lo que tenía. En Los Aromos Larriera genera un gran sistema de trabajo, a los 18 meses de trabajo no hemos tenido problemas internos en el plantel. Larriera cuando tuvo las herramientas salió campeón, jugó muy bien y nos hizo llegar a semifinales de un torneo internacional. Cuando no tuvo las herramientas no pudo".

Sobre su continuidad aseguró: "Yo no voy a sacar al técnico cuando estoy convencido de que no es el responsable. Es la solución más fácil, pero no soluciona las cosas porque el responsable no es Larriera. Estamos trabajando para que vuelva a tener herramientas, y mientras el plantel lo respalde y las cosas estén bien puertas adentro, Larriera va a seguir"

Al respecto sentenció: "Peñarol, en lo que va del siglo, cambiando de técnico en pleno campeonato ganó tres y perdió doce. Ahí tenés los resultados del cambio de DT".

LA SITUACIÓN DEL CLUB

"Agarramos un club sin infraestructura, con 7 de 22 campeonatos uruguayos ganados en el siglo y con 17 millones de dólares de deuda. Hoy en esta gestión ganamos un campeonato de uno, y lo que realmente ha sido muy malo han sido estos últimos tres meses, que han sido pésimos en lo deportivo", dijo el presidente sobre el presente de la institución.

Acerca del mal presente deportivo, Ruglio afirmó: "Desastroso era cuando no íbamos a la Copa. ¿Cuantos años Peñarol ni siquiera clasificaba? Lo dije antes, si Peñarol no pasa de fase en la Copa es un fracaso, y si no ganaba el Apertura era un fracaso, como no lo ganó. El hincha es pasional: cuando gana está contento y cuando pierde está caliente, es lo normal".

También se refirió a la situación económica del Carbonero: "Cuando asumí publicamos un video en el que mostramos cuáles eran los números del club. Vos podés poner la información general, pero no detallada porque hay información que es privada. Cuando lo publicamos lo discriminamos lo máximo posible, especificamos cuánto se les debía a jugadores, a entrenadores, a representantes. En 10 días se va a volver a publicar el informe económico en el que se va a reflejar que se bajaron 5 millones de dólares de deuda, cuánto se achicaron los intereses que se pagaban por las deudas anuales. Les mostré por primera vez a los socios el 100% del estado económico del club. Nunca creímos que en 18 meses de gestión hubiésemos tenido este exito, tanto en la parte económica como en la deportiva, que tuvimos 14 meses buenos y 3 meses malos".

Y finalizó: "Estamos construyendo infraestructura, somos campeones uruguayos, los que se pensaban que en 18 meses ibamos a cambiar todo es porque no saben qué club que agarramos. El primer año fuimos campeones bajando un 40% el presupuesto. Tuvimos un mal Apertura y un mal Intermedio, pero esto todavía no terminó".