<
>
2021 Club Friendly
  • Luka Sucic (43')
  • Brenden Aaronson (90')
  • Martin Braithwaite (82')

El Barcelona recibe un aviso en Austria

Martin Braithwaite anotó el único gol del equipo blaugrana. Getty Images

BARCELONA (Jordi Blanco, corresponsal) -- El Barcelona de Ronald Koeman recibió el primer aviso de la pretemporada en Austria, perdiendo en el último minuto ante un Red Bull Salzburgo más rodado (ya jugó y ganó dos jornadas de la Liga local) que dejó patente que al equipo azulgrana le falta aún adecuar sus piezas y, más aún, mostrar mayor consistencia defensiva o acierto en el remate. Se avanzó el equipo austriaco con un golazo de Luka Sucic rozando el descanso, beneficiado por el mínimo desvío de su disparo por parte de De Jong, igualó cerca del final de casualidad Braithwaite, rebotando en su rodilla un disparo de Dest que sorprendió a Nico Mantl... Y sentenció en el último minuto Brenden Aaronson rematando a placer un disparo de Adamu que se estrelló en el palo.

Pudo aún ser más amplia la victoria local porque Noah Okafor falló dos ocasiones clarísimas en la primera mitad ante Neto y, también, porque el Barça entendió que enfrentándose a un equipo mucho más en forma no podía imponer un dominio como sí hizo en los tres partidos precedentes, con la solvente goleada en Stuttgart (0-3) en el plano.

Ronald Koeman decidió cambiar el dibujo por sorpresa, abandonando el 4-3-3 de los anteriores partidos y regresando a un sistema con tres centrales en el que De Jong acompañaba a Lenglet y Araújo, actuando Dest y Alba como carrileros en un centro del campo en que Busquets estrenó titularidad junto a los jóvenes Nico y Gavi, que volvieron a mostrar una calidad notable que les presenta como alternativas a tener en cuenta por el entrenador holandés.

"Estaba planificado cambiar de sistema" avisó al acabar el partido Koeman, restando trascendencia al resultado y avisando que su equipo se había enfrentado "a un rival más fuerte, que ya ha comenzado su temporada", sin mostrar ninguna contrariedad por la derrota a pesar de la irregular imagen mostrada por el Barça.

Volvió a destacar la movilidad y capacidad de Memphis Depay, que se entendió de manera evidente con Griezmann, tanto como la solidez mostrada por Araújo, que rozó el gol con un cabezazo a los siete minutos y fue el mejor en una defensa donde Lenglet mostró más lagunas.

Tras no contar con minutos en Stuttgart, se estrenó en la segunda parte un Braithwaite a quien el club le busca salida, de la misma manera que Umtiti, quien jugó la parte final de un partido en el que no intevino Pjanic, el primero que podría dejar el club, mientras que Riqui Puig volvió a quedarse de entrada en el banquillo, jugando solo los últimos 18 minutos en una clara señal, otra, de lo difícil que tendrá hacerse con la confianza de Koeman.