<
>

Mientras el continente miraba al Estadio, el fútbol uruguayo seguía en su chacrita

El fútbol uruguayo busca el nuevo entrenador de la selección. Ya hablamos de la inoportuna decisión de la salida de Tabárez, pero ya está hecho y no hay marcha atrás, por lo que es tiempo de encontrar el sustituto. Se menciona a Marcelo Gallardo como el gran candidato. No se que pasará o si Gallardo aceptará el desafío de dirigir estos cuatro partidos y tratar de meterse en el mundial, porque más allá del ofrecimiento por un tiempo largo, lo urgente es ahora y no quiero imaginarme lo que pueda pasar si no vamos a Catar 2022.

El fin de semana se vivió una fiesta maravillosa en el remodelado Estadio Centenario por la final de la Copa CONMEBOL Libertadores 2021. Confieso que nunca lo vi tan lindo y realmente fue muy bueno para nuestro país y nuestro fútbol tener a las autoridades que llegaron, a las que nos visitaron del exterior y las figuras, ex campeones y periodistas de todas partes.

Pero mientras todo esto pasaba, la AUF y sus dirigentes seguían con sus incongruencias que nadie puede entender.

Las presiones indebidas de un lado y del otro el tema del tribunal y los puntos de Cerro Largo y Nacional. La AUF debiendo cerrar antes sus puertas por la amenaza de que hinchas de Peñarol fueran a manifestarse a la calle Guayabos. Las declaraciones sistemáticas del Presidente de Peñarol, dando a entender que "todos", así lo expresó, estaban contra su club.

Yo entiendo que cada cual busca agua para su chacra, pero hay que tener mucho cuidado. ¿Cómo se frena a la gente cuando la dirigencia hace esas declaraciones? Por si fuera poco no las hizo una vez, fueron en reiteradas oportunidades. Entiendo también, que este fútbol dominado históricamente por los dos equipos grandes, en donde se trata de sacar ventaja como sea y en donde la última vez que uno de ellos ganó algo internacional fue en 1987 Peñarol y en 1988 Nacional, miren solamente en ganar el Campeonato Uruguayo. Pero no vale todo. De ninguna manera. Estaría muy bueno que busquen poder pelear por lograr algo en el continente. Saquen cuentas. Hace 33 y 34 años que no ganamos nada. Solo Peñarol llegó a la final hace 10 años ante Santos y la perdió. Hay generaciones enteras que nunca los vieron ganar nada que no sea lo local, de la misma forma que los niños, adolescentes y muchos ya mayores volvimos a creer en la selección del maestro Tabárez

El papelón de dos puntos perdidos o ganados en la primera fecha del torneo y resueltos recién después de la penúltima y con injerencia directa en la tabla final de los dos torneos, es insólito y yo no recuerdo que haya pasado alguna vez. Y en el medio declaraciones de un lado y del otro.

Las presiones al Ejecutivo y las amenazas de retirar la confianza o los miembros del club que están en los diferentes organismos estuvo a la orden del día.

Horas antes de jugarse la final de la Libertadores, todo esto pasaba lo que llevó a que varios visitantes no entendieran de qué estaban hablando. Es que no recuerdo que en alguna Liga importante pueda suceder una cosa así hasta amenazando con recurrir al TAS, que tienen todo su derecho pero que sigue dando una imagen caótica del fútbol local uruguayo.

Yo escribía en la anterior columna sobre mi temor de volver a los años 90 tan nefastos. Diría que en materia directriz ya vamos camino a y espero que no se tire por la borda todo lo hecho en los últimos 15 años con las selecciones todas.