<
>

Paren con los delirios de las campañas en contra

José Javier Burgos mirando el monitor del VAR en un encuentro entre Sud América y Peñarol. 1950foto.com

En primer lugar no creo que exista un fútbol, en donde hablen más en los medios los dirigentes que los jugadores y técnicos. Increíble.

En vez de poder hablar con los actores de las distintas situaciones que se viven en un partido, mis colegas, terminan hablando con los dirigentes, que mayoritariamente se quejan de los árbitros, de los campos, del VAR y de tantas otras cosas. Es así. La presión política está a la orden del día y es tiempo de reflexionar juntos.

Veo fútbol desde hace más de 60 años. Lo practiqué y ya en formativas nos quejábamos por entender que los jueces nos perjudicaban. Hace 50 comencé en el periodismo y difícilmente haya existido un año en el que los dirigentes de de los clubes grandes o chicos no se quejaran de que fueron perjudicados. Que los árbitros se equivocan no es de ahora. Es tan viejo como el fútbol mismo y son seres humanos. Hoy con la TV, todo error se potencia más y entonces con 10 o 12 cámaras se pasa todo en cámara lenta de varios lados y si se confirma un error. Todo se ve aumentado para el dirigente del equipo que se vio perjudicado y empiezan a declarar “que todo está armado", "que hay mala intención", "que el sistema está en contra nuestro" y mil delirios más.

Claro que cuando los errores o fallos son a favor, nada está armado, no hay mala intención y el sistema es justo. Siempre pasó, siempre. Desde que el fútbol es fútbol y vaya que hay ejemplos muy claros al respecto.

¿Que puede haber equivocaciones? Claro que sí. Siempre las hubo y las habrá. Incluso ahora con las redes sociales y la cantidad de gente que, sin pensar y amparados en el anonimato insulta y menoscaba. Debe ser primordial de los dirigentes de clubes no fogonear y en vez de nafta, echar agua para enfriar las cosas. ¿Cómo puede ser que en este fútbol tengamos VAR en alguna cancha y en otras no? Es de locos!!! O hay Var para todos o no lo hay.

El otro día escuché a Walter "Indio" Olivera en un programa partidario decir que Peñarol debía desenfocarse del tema arbitral, AUF, política, neutrales y demás y tenía que ocuparse de la cancha, del Uruguayo, que era vital frenar el tri campeonato de su rival y de la Sudamericana. Lo dijo como cuando jugaba, de frente y sin pelos en la lengua, al estilo del “Indio".

Y vaya que habría que escucharlo. Lo dice un tipo que ganó todo y fue al frente siempre. Yo estoy seguro que el jugador entra a la cancha con esa presión que tienen los jueces y quieren sacar ventaja. El otro día me encontré con Víctor Espárrago y naturalmente nos pusimos a hablar del fútbol uruguayo y coincidimos en que varios jugadores, de todos los clubes, viven simulando faltas y la propia televisión en la cual se fijan por algún error arbitral, los deja expuestos mostrando que no los tocaron y que con esa actitud de simular, le están tirando a la gente en contra al juez. Cualquier fallo a favor o en contra se le cae al juez, la tribuna encima. Es muy difícil vivir así.

¿No se lo pusieron a pensar? Y lo que más molesta es que, esos mismos jugadores que aquí se revuelcan y caen que parecen contorsionistas, cuando llegan a Europa u otros lugares aprenden rápidamente que la simulación se castiga.

Entonces miremos todo y bajemos la pelota al piso. Si los actores, llámense jugadores, técnicos y dirigentes no lo hacen, el cóctel puede ser tremendo.