<
>

¿Cómo le afecta la postergación de las Eliminatorias a la Celeste?

AUF- SELECCIÓN URUGUAYA DE FÚTBOL

Este jueves 26 de marzo a las 19:45 horas Uruguay debía comenzar su partido ante Chile y así empezar un nuevo camino de las duras Eliminatorias, en este caso para el Mundial de Qatar que se desarrollará en el 2022.

Ya en enero se confirmaba que Luis Suárez no podría estar ni contra los chilenos en la primera fecha ni contra Ecuador en Quito en la segunda, pero la actualidad de gran parte del plantel generaban confianza en el equipo del maestro Oscar Washington Tabarez. Las posteriores lesiones de Lucas Torreira y Maxi Gómez ya generaban mayor preocupación. El coronavirus postergó el inicio de las eliminatorias y dejó la pregunta planteada en lo estrictamente futbolístico: ¿le vino bien la suspensión a la celeste?

La defensa

Delante de Fernando Muslera, los defensores Martín Cáceres, Josema Giménez, Diego Godín y Matías Viña parecen ser los titulares en la línea de cuatro final Selección uruguaya, teniendo también la importante alternativa de Sebastián Coates.

En este sector, no había ningún jugador descartado al momento de la postergación del inicio de las Eliminatorias. Viña se había recuperado más rápidamente, y lo que más preocupaba y preocupa es el momento de Josema Giménez, relegado en Atlético de Madrid tras tener varios inconvenientes físicos a lo largo de la temporada. Godín no es titular habitual en el Inter, pero ante las diversas competencias del equipo de Milan no ha mermado en cuanto a cantidad de minutos en cancha.

El parate del fútbol europeo le puede brindar a Josema Giménez una nueva chanche para pelear la titularidad en el equipo del Cholo Simeone. En relación al resto, es difícil imaginar un panorama mejor, teniendo en cuenta además la buena cantidad de partidos de Martín Cáceres en la Lazio, la rápida confianza que Viña se ganó en Palmeiras y la solvencia y continuidad de Muslera y Coates en sus equipos.

El mediocampo

El 2 de marzo el coronavirus ya estaba muy presente en Europa, pero aún no había llegado a América y el inicio de las Eliminatorias seguía en pie, por lo que tras la lesión de Lucas Torreira, no sorprendió la reserva de Mauro Arambarri por parte del maestro Tabarez.

Tras una primera temporada de absoluto idilio en el Arsenal, Torreira no había tenido tanta continuidad en la temporada 2019-2020. Incluso en la Selección, donde fue fundamental en el mundial de Rusia 2018, perdió la titularidad en la Copa América de Brasil 2019 y en los amistosos de octubre y noviembre del 2019 fue dos veces titular y dos veces suplente, coincidiendo con su momento más bajo en el equipo inglés.

Fue en los partidos finales de la Copa América y en esos amistosos donde Federico Valverde se acentuó en el elenco titular y comenzó a tener mayor continuidad en el Real Madrid. La recuperación de Torreira y la vuelta a su mejor nivel en este comienzo del 2020 le aseguraban a Tabarez tener cuatro opciones de primerísimo nivel en la zona de volantes: Valverde, Torreira, Matías Vecino y Rodrigo Bentancur. También Nahitan Nández venía de un gran momento en Cagliari.

Si bien como máximo serán titulares tres volantes de los mencionados, la ausencia de Torreira hubiera significado la falta de unas características muy puntuales en cuanto a la recuperación, aun teniendo en cuenta a Mauro Arambarri y su gran rendimiento en el Getafe.

El ataque

El 11 de enero Barcelona confirmaba que Luis Suárez debía volver a ser operado de la rodilla, operación que se llevó a cabo al día siguiente. Cuatro meses de recuperación era lo estipulado por lo que inmediatamente se lo descartó para el inicio de las Eliminatorias. En ese enero preocupaba además la poca continuidad de Edinson Cavani en el PSG y por ende se observaba en el presente de Maxi Gómez una buena opción para tener en ataque.

El último día de febrero traía la fractura del quinto metatarsiano del pie izquierdo del jugador de Valencia pero en contrapartida ese mes también le daba a Cavani minutos, goles y titularidad en el club parisino.

Aún con la confianza que tiene el cuerpo técnico de la Selección uruguaya en Cristian Stuani, los buenos momentos de los puntas Brian Lozano y Brian Rodríguez brindaban también la posibilidad de observar el esquema 4 3 3 en partidos oficiales. Con Suárez y Cavani, en el amistoso ante Hungría, Tabarez había optado por mantener a sus dos centrodelanteros con Lozano y Rodríguez, disminuyendo la cantidad de volantes. Pero sin uno de ellos dos, el sistema con dos punteros era una gran opción para comenzar las Eliminatorias.

Como opciones a Lozano y Brian Rodríguez, se había incorporado a la lista de reservas a Nicolás de la Cruz, además de tener como posible enganche a Giorgian De Arrascaeta. Ambos venían siendo figuras en esto 2020 tanto en River como en Flamengo, los finalistas de la última edición de la Copa Libertadores.

¿Y entonces?

Recuperar el nivel de futbolístico de Josema Giménez, tener a disposición a Torreira, Gómez, y a Suárez, el máximo goleador de la historia de la Selección. Eso le brinda a la Selección la postergación del inicio de las Eliminatorias. El saldo es altamente favorable aun sin saber si los partidos ante Chile y Ecuador serán a fin de temporada europea con las complicaciones que ello pueda tener en el aspecto físico.

Claro está que las lesiones de los convocados ya forman parte del recorrido cotidiano de las diferentes selecciones sudamericanas; por eso el cuerpo técnico de la Selección se ha preocupado en abrir el abanico de posibles jugadores que pueden ser convocados y por eso seguramente algún uruguayo no estará disponible sea cual fuere la fecha de inicio.

Está presente por ende la incógnita de cuántos y quiénes no podrán estar a la orden y por lo tanto el peso negativo de un nuevo informe sanitario. Sin embargo, también suma en esa balanza la juventud y el valor de los mediocampistas celestes, quienes aun estando en un gran momento proyectan un crecimiento en su rendimiento. El presente de Bentancur y Valverde invita a pensar un mejor futuro, aun cuando ya se perfilan titulares en equipos como Juventus y Real Madrid con apenas 22 y 21 años respectivamente.