<
>

Los recuerdos de Alzamendi en River: los títulos, su relación con Ruggeri y la falta de reconocimiento por parte de los dirigentes

play
El enojo de Alzamendi con la dirigencia de River (2:48)

El exjugador del Millonario se refirió a cómo han tratado desde la conducción del club a las glorias del 86. (2:48)

Antonio Alzamendi habló en exclusiva con ESPN sobre su paso por River Plate, donde jugó en dos períodos: primero entre 1982 y 1983, y luego entre 1986 y 1988, etapa en la que ganó todos los títulos internacionales.

El Hormiga recordó que los años 1985, 1986 y 1987 “fueron espectaculares”, ya que levantó el trofeo de Primera División, la Copa Libertadores, la Copa Intercontinental y la Copa Interamericana con River, fue campeón uruguayo y goleador del torneo con Peñarol, y fue campeón de América con la selección uruguaya.

Además, en la final de la Intercontinental contra Steaua Bucarest marcó el gol del triunfo. “Ese gol ni hablar que fue importantísimo y, a veces, quieren comparar el gol de Juan Fernando Quintero con el mío. Yo les digo que está todo bárbaro, pero no podés comparar un gol de un campeonato mundial con uno de la Copa Libertadores, por más que sea a Boca”, expresó el duraznense. Para Alzamendi, el equipo de 1986 “fue el mejor, sin ninguna duda”, porque fue el primero en levantar la Libertadores para los millonarios y fue campeón argentino con cinco fechas de antelación, título que no se obtenía desde 1981.

A su vez, el expuntero dijo que siente molestia con los dirigentes de River Plate porque no reconocen el valor histórico de ese grupo de futbolistas. “River había llegado a dos finales y nunca la había podido ganar. Y nosotros la ganamos. Entonces, creo y estoy convencido, que los dirigentes de River han sido muy injustos con nosotros. Es como que River vale a partir de ahora, lo de antes no sirve. Y, ojo, que nosotros ganamos todo, pero yo no voy a dejar de reconocer el equipazo que tenía para atrás River. Pero todos los del 86 estamos bastante molestos con eso porque no se nos reconoce nada. La gente sí, pero cuando la política entra sobre la historia de un club, no lo entiendo”, comentó.

Un lugar especial para el “Cabezón”

Uno de los compañeros de Alzamendi en aquel River era Oscar Ruggeri. Además, con el Cabezón volvieron a coincidir cuando partieron juntos en 1988 a España para jugar en el Logroñés. “Somos muy amigos con Oscar. Es un tipo sensacional. Yo jugué prácticamente cinco años con él, y hay una amistad familiar. Oscar es uno de los amigos que me dejó el fútbol. Se armó un grupo que se llama ‘Únicos campeones del mundo’ y estamos todos, y hemos logrado hacer una comida entre todos”, contó el Hormiga.

Al hablar sobre Ruggeri como jugador, Alzamendi no escatimó en elogios. “Para mí, tenía todo. No era un fenómeno en la técnica, pero tenía una personalidad bárbara. Era tiempista, era guapo y pasarlo era muy duro. Sabía meter muy bien el cuerpo y a muchos los asustaba porque cuando vos te enfrentabas al Tano Gutiérrez y a Ruggeri, Dios mío, no sabías por dónde pasar”, contó.