<
>

Boca y su vínculo con Uruguay, una historia de 49 jugadores

play
Nández y La Bombonera: "Jugar ahí es lo más lindo que me pasó" (1:17)

El uruguayo y la mística del estadio de Boca en un mano a mano imperdible con ESPN. (1:17)

Luis Ceverio no sólo fue el primer uruguayo en Boca, sino que además fue el primer extranjero en vestir la camiseta xeneize. Nacido en el siglo XIX, el defensor de Montevideo jugó desde 1905 hasta 1916 en el club de la Rivera. Además, fue su segundo presidente debiendo asumir apenas días después de fundado el club dado que el fundador de Boca (Esteban Baglietto) era menor de edad.

Ángel Romano fue el segundo uruguayo en Boca, jugando 22 partidos entre 1913 y 1914 y convirtiendo siete goles. Romano es uno de los jugadores más ganadores de la historia del fútbol uruguayo, ya que obtuvo con la selección seis Copas Américas y los Juegos Olímpicos de 1924.

En 1916 se da el hecho de que cuatro uruguayos integraban el plantel Xeneize (José Benincasa, Carlos Scarone, Armando Artigas, Luis Solans) y a fines de esa segunda década jugó Zoilo Canaveri, quien, según destaca el portal Diarioxeneize.com, fue uno de los pocos extranjeros que también vistió la camiseta de la Selección Argentina.

Curiosamente hay ausencia de uruguayos en la década de 1920 y recién en 1939 vuelve un charrúa (General Viana) a ponerse la azul y oro, pero no es sino hasta 1943 cuando aparece el primer gran ídolo oriental en filas xeneizes: Severino Varela, apodado la Boina Fantasma y quien convirtió 46 goles en 74 partidos en Boca.

En las siguientes tres décadas jugaron diez uruguayos, entre ellos José Sasía (uno de los jugadores más talentosos de la historia del Uruguay, pero que apenas jugó trece partidos y convirtió tres tantos), Alcides Silveira (quien ganó dos títulos, fue zaguero y en 1967 también mientras defendía era entrenador) y el volante Orlando Medina, aún recordado por su talento.

En la década de 1980 se destaca la presencia de Ariel Krasouski, quien jugó 162 partidos y obtuvo el Campeonato Metropolitano de 1981, el único título que ostenta Diego Maradona con Boca. En el club argentino, el volante central uruguayo también coincidió con Fernando Morena, goleador histórico del fútbol uruguayo que sólo pudo convertir un gol con la camiseta Xeneize.

Sergio ‘Manteca’ Martínez, formado en Defensor y proveniente de Peñarol, llegó en 1992 y se transformó en uno de los grandes ídolos de la historia contemporánea de Boca convirtiendo 86 goles e inmortalizando sus festejos al treparse al alambrado de La Bombonera.

El Manteca en 1994 coincidió con su compatriota Polillita Da Silva, quien venía de jugar en River y que a pesar de convertir 13 goles no tuvo un gran rendimiento, por lo cual no renovó contrato. Algo similar ocurrió con Marcelo Tejera y Ruben Pereira, quienes no pudieron demostrar toda su jerarquía.

Quien también tuvo un paso fugaz pero dejó un recuerdo imborrable fue Hugo Romeo Guerra, autor del ‘nucazo’ ante River por el Clausura 1996. En la banda millonaria en ese partido estaba Néstor Gabriel Cedres, quien luego de obtener la Libertadores con River pasó a Boca Juniors, donde convirtió diez tantos.

El primero uruguayo Xeneize del siglo XXI fue Sergio Orteman, campeón de la Copa Libertadores 2007. Luego varios futbolistas no tuvieron la continuidad que deseaban ni el rendimiento que de ellos Boca esperaba (Carlos Bueno -relegado por la presencia de Martín Palermo-, Álvaro González, Adrián Gunino, Emiliano Albín, Ribair Rodríguez y Alexis Rolín).

De los mejores rendimientos se destaca a Sebastián Sosa, titular en la Libertadores 2012 donde Boca llegó a la final. Santiago Silva obtuvo la Copa Argentina 2012, le convirtió a River y llegó a 19 goles en poco más de cincuenta partidos.

Los últimos fueron volantes con suerte dispar: Nicolás Lodeiro, Rodrigo Bentancur y Nahitan Nandez (los tres integraron el plantel de Uruguay que disputó la Copa América 2019 en Brasil). Lodeiro tuvo un gran arranque, utilizando incluso el número 10, pero luego su rendimiento ni el del equipo pudo mantener las ilusiones que había creado en el inicio.

Bentancur, formado en las juveniles, debutó en un partido amistoso ante Vélez en enero de 2015 y luego de 66 partidos oficiales y un gol, fue transferido a la Juventus.

El último uruguayo en Boca fue Nahitan Nández, quien le declaró a ESPN que su llegada a Boca había sido una apuesta importante por la cantidad de jugadores que también jugaban en el mediocampo.

Sin embargo, a base de rendimiento se ganó la titularidad y el cariño de los hinchas, fue campeón de la Superliga 2017-18, de la Supercopa 2019 y finalista de la Libertadores 2018. El actual volante del Cagliari pudo saber lo que se siente recibir el grito de ‘u-ru-guayo u-ru-guayo’ de la hinchada de Boca, que espera la llegada de otro charrúa con quien poder celebrar. Si no es Edinson Cavani, tarde o temprano llegará ese futbolista número cincuenta para mantener vivo un lazo de nacimiento.